Siente una “gran alegría y satisfacción” por el reconocimiento a la “calidad” de La estación azul, el programa que dirige y presenta en Radio 1, con la concesión del premio de la Fundación Aula de las Metáforas en su primera edición. Desde esta “ventana” radiofónica a la poesía, Ignacio Elguero celebra el galardón recibido la semana pasada pero reivindica más espacio para esta disciplina en los medios de comunicación.

¿A qué sabe este premio?

Cuando te premian y no te has presentado, da mucha satisfacción porque supone que alguien recibe lo que haces.

¿Por qué cree que se lo han concedido al programa?

Hay una alta calidad de la poesía española y nosotros no nos hacemos eco de las peleas de grupos y los problemas, sino que nos mantenemos al margen. No hacemos concesiones a la mediocridad. Hemos tenido en consideración a la poesía española, que es de alta calidad, pero no tiene por dónde asomarse.

¿No tiene espacio en los medios de comunicación?

Está prácticamente desaparecida y su lugar es bastante pequeño. Aunque hay personas que hacen esfuerzos por llevar la poesía a los medios de comunicación en los que trabajan, no son programas totales. Se mira más la rentabilidad, pero en RNE tiene un espacio. La radio pública prima, y debe seguir así, lo cultural por encima de otros valores, como los comerciales, a los que lleva la audiencia.

¿A los oyentes les interesa la poesía?

La poesía es minoritaria pero si se sabe dar, la gente disfruta como cuando escucha una buena canción. Cuando alguien escucha leer poesía en la radio, se queda pendiente porque engancha, se produce un proceso de identificación entre el oyente y el autor, sólo posible en la radio.

Pero, ¿es para entendidos?

No, porque la poesía no necesita códigos. El único código es el sentimiento. La poesía le llega a todo el mundo, pero a veces nos da pereza enfrentarnos a las reflexiones que eso conlleva. Hay un poema para cada momento, porque la poesía es un bálsamo para el alma. Cuando llevo el programa a institutos, los chavales, en un principio, reciben la poesía un poco de uñas y luego la experiencia les resulta fascinante e inolvidable.

Es difícil escuchar un programa de poesía a las tres de la madrugada…

No me preocupa tanto la hora porque la noche se presta mucho a la poesía. Hay gente que se lo baja al día siguiente de la web y el hecho de que exista en RNE ya es un logro. No me quejo. Hay que ser realista y saber que todo tiene su hora, el lugar en el que tiene que ir según la demanda. En este caso, la demanda de todo lo que lleva un proceso de reflexión cuesta. Es más fácil la literatura, la cultura y el consumo de evasión, que tienen los mejores lugares porque se dirige a un público mayoritario, pero empobrecen, mientras que la poesía enriquece.

¿Qué disciplinas se ofrecen más en la radio?

Todas. La poesía siempre ha sido la hermana pobre de las disciplinas artísticas, pero por otro lado, es la que aúna de una forma mayor el concepto de lo sublime, de la categoría más amplia.

De los que ha entrevistado, ¿quién le ha marcado más?

Hemos realizado muchas entrevistas. Quizá sea muy valiosa la de Juan Gelman, cuando vino a recoger el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, antes de que le dieran el Cervantes, cuando ya sabía el paradero de su nieta. También la última que le hice a Mario Benedetti, que ahora está muy enfermo. Los dos me han marcado porque están por el compromiso social, con los desfavorecidos y por las injusticias.

——————————-

Entrevista publicada originalmente por Marta Hualde el martes 5 de mayo en Público.

Anuncios

Ponencia "Después del iPhone"En los pasillos del X Congreso de Periodismo Digital de Huesca, la compañera periodista, bloguera, tuitera y miembro de Sin Futuro, Mari Trini Giner, descubría para Ágora News los puntos de vista del Director de Internet y Servicios Interactivos del grupo COPE, Francisco Portela, acerca del presente y futuro del medio radiofónico tras la llegada de internet. Lo hace después de su intervención en la ponencia “Después del iPhone” (que de antemano habían anunciado a bombo y platillo), en la que explicó las novedades de la web de la cadena:

http://files.ivoox.com/ffmpeg/ffmpegScripts/processed/0/2/0/intervencion-francisco-portela-cope-es52020.mp3″

Vean, si les parece, el video y después lo comentamos:

Vodpod videos no longer available.

Como me gusta ser meticuloso, vamos a analizarlo desde el principio:

La radio es la radio, con independencia del soporte a través del cual salga. Empezó saliendo la radio de galena, luego funcionó durante mucho tiempo la onda corta y lo que tenemos actualmente es la onda media, la frecuencia modulada y, desde hace muy poquito tiempo, se ha incorporado también la radio por streaming. Y el producto también va evolucionando con independencia de cuál sea el soporte.

Una afirmación con la que podría estar perfectamente de acuerdo si no tuviera truco, es decir, si no escondiera bajo estos aires de evolución y democratización (increíble lo mucho que se ha popularizado este término en la web 2.0, a pesar de que en muchos sentidos fomenta el mismo oligopolio de siempre) de la industria radiofónica. ¿Querés saber qué carta guardan bajo la manga? Sigamos escuchando al señor Portela:

¿La radio peligra por Internet? No. Simplemente Internet lo que hace es que se pueda emitir la radio con mucha mejor calidad y haciendo el mismo soporte que estamos haciendo ya en onda media, que cada vez tiende a menos, y sobre todo en FM. Pero la radio en Internet va a contribuir a que el producto radio siga, y siga durante mucho tiempo.

Perpetuación, esa es la clave. Seguir haciendo de por vida el mismo producto de siempre, pero ataviado con atuendos distitos según dicte la moda. Qué pena que nadie se atreva a decirle al emperador que en realidad anda desnudo. De poco sirve aceptar – que no encabezar – una revolución en soportes y formatos si no se da el mismo tratamiento al contenido, es decir, si no se renuevan los programas – y en algunos casos los locutores – para dar paso a una nueva concepción del medio radiofónico. El paso de las ondas a los bits no puede ser sólo una mudanza, tiene que ser también una vuelta de tuerca en la manera de entender y producir la radio. De lo contrario, acabaremos por descubrir que, siguiendo con la metáfora de la vestimenta (tan de moda en la prensa por el caso Camps), que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y sería una verdadera lástima.

Portela para Agora NewsVamos a seguir escuchando, a ver si encontramos, con la ayuda – o sin ella – de Portela, cuáles deberían ser los primeros pasos de la auténtica revolución de la radio:

“Los podcast o la radio a la carta es una oferta que existe ahora que no existía antes. Tú antes te perdías un programa de radio y decías ‘qué pena’. Ahora te pierdes un programa de radio y dices ‘voy a la web, o voy a cualquier dispositivo móvil que tenga, porque voy a poder recuperar esos contenidos’. Además, también es una forma para que nuestros propios contenidos, los contenidos que hacemos en la radio, no se pierdan, no queden etéreos. Muchas veces, muchos redactores se quejan y dicen ‘joder, es que he estado toda una mañana trabajando para diez minutos que dura mi informativo local’. Pues de esta manera perdura mucho más, la cobertura es mayor, la disponibilidad de ese producto es mayor. ¿Cuándo? Cuando el usuario quiera recuperarlo.”

De nuevo una retórica resplandeciente que esconde unas intenciones infinitamente menos brillantes. ¿Qué es lo importante? ¿Tratar de capturar con los mismos contenidos de siempre a una audiencia cada vez menos propensa a sintonizar la radio u ofrecer a los oyentes una alternativa moderna con la que pueda sentirse identificada? Lo ideal Ipod Nano Podcastsería lo segundo, la cruda realidad es lo primero. Escuece, duele, inflinge una inmensa herida en lo más profundo del orgullo de los mangantes de la radio ver cómo sus retransmisiones, cada vez más rápidamente, se pierden en el instante en el que fueron emitidas. Es comprensible. Lo que no es tan fácil de justificar es la respuesta que se da a esta dinámica imparable.

¿Por qué en lugar de aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para perpetuar un producto anticuado no se procede de una vez a una profunda renovación? ¿Miedo? ¿Pereza ¿Ego? En cualquier caso, nada que ver con un interés real por el usuario, como lo quieren disfrazar. Que el editorial mañanero de Losantos se encuentre disponible en la Red no es un podcast ni por asomo. Como mucho se trata de una grabación enlatada, de un producto radiofónico “en conserva”, listo para ser consumido – y, por lo tanto, rescatado del olvido – en cualquier momento y lugar. Pero de podcast ni hablar, señor Portela, son géneros completamente diferentes.

PodcastEl podcast es una producción elaborada por y para internet, con las peculiaridades y distinciones que ello conlleva respecto a la emisión en onda media. Entre otras muchas cosas, la participación del oyente es radicalmente distinta. Si en un programa de radio convencional se ofrece – o debería ofrecerse, que esa es otra – la posibilidad de que la audiencia entre en antena en riguroso directo, en un podcast las posibilidades se amplían considerablemente. Los seguidores deben disponer de vías alternativas de expresión que la grabación de la tertulia de La Mañana que cuelga la COPE en su portal no hace posibles. ¿De qué le sirve al usuario comentar si su locutor favorito ni siquiera va a saberlo y en la siguiente edición del programa no se va a hacer Ponencia "Después del iPhone"referencia alguna a sus palabras? El auténtico podcasting debe dar cabida a la réplica, al debate ciudadano, al contraste de pareceres. Se trata de bajar del púlpito desde el que hasta ahora se impartía doctrina para discutir cara a cara con el resto, porque en eso consiste la democratización derivada del uso de internet.

¿Preocupan estas cuestiones a la COPE? Me temo que no. De las declaraciones de Portela se deriva que el interés está centrado, como ya he dicho, en perpetuarse a costa de las nuevas tecnologías:

Nos ocupamos de tratar de poner en valor todos los contenidos que ya estamos haciendo en nuestros productos de radio – o nuestros productos de tele en Popular TV – en nuestros portales web de Internet. Esos portales web y todos los dispositivos móviles con conexión a internet o a 3G – como son las aplicaciones de Iphone que también hemos creado – permiten que no sólo podamos conectar con la emisora de radio local, como nos permitiría la onda media y la FM. Es decir, que si yo estoy en Huesca sólo me podré conectar con COPE Huesca y, con un poquito de suerte, a lo mejor con COPE Zaragoza, pero no más. Sin embargo yo, con mi Iphone o con cualquier conexión de Internet, puedo estar en Huesca y estar escuchando COPE Jerez, Toledo, Lugo o Barcelona.

Una vez más la misión es detener la hemorragia de oyentes, salir del coma en que internet ha sumido los modelos de radio más anticuados. Nada que ver con renovarse, se trata de pura cosmética. La COPE, como muchas otras cadenas, se ha sometido a un necesario lifting para seguir resultando atractiva. Pero eso no resulta suficiente para los amantes exigentes, los que sabemos que la belleza de la radio está en el interior. Y el alma del medio, los contenidos que ofrece, no ha cambiado un ápice, ni parece dispuesta a intentarlo. Como la sociedad se aleja cada vez más rápido, la industria radiofónica se ve obligada a perseguirla, a correr detrás de ella. Es una cuestión de supervivencia, no una auténtica visión de futuro.

Toni Garrido, Asuntos PropiosNo obstante, como radioactivo de pro, me niego a sostener una visión catastrofista. Las redacciones – y la blogosfera – están comenzando a dar cabida a gente joven, y no necesariamente me refiero a la edad: la juventud se lleva en la sangre, no en el DNI. Profesionales como Toni Garrido que han sabido dar a sus programas la vuelta de tuerca necesaria para conquistar sin artificios al oyente del S.XXI. El éxito de Asuntos Propios no es fruto de la casualidad. Es el producto de una filosofía de trabajo honesta, moderna e innovadora, que apuesta por el futuro sin dejarse llevar por la nostalgia y el recuerdo de las glorias pasadas. Permitidme, no obstante, que el merecido homenaje a sus esfuerzos lo posponga para otro post. Creo que merecen un espacio exclusivo para analizar las que, en mi modesta opinión, son las claves de la triunfadora propuesta de las tardes de Radio Nacional de España.

Por el momento, baste con manifestar que el suyo es el modelo de radio que más se acerca a lo que debería ser el medio en tiempos de internet. Disculpadme, no puedo evitar concluir gritando a viva voz: ¡Larga vida a Asuntos Propios! ¡Viva la radio del futuro que se emite en el presente!

Tejero el 23-F28 años no parece uno de esos aniversarios “redondos” que habitualmente se rememoran con estrépito. Por eso resulta tan inusual el aluvión de conmemorativos con el que, a lo largo de las últimas semanas, los medios de comunicación han devuelto a la memoria de los ciudadanos el día más negro de la todavía joven democracia española. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de aquella intentona golpista protagonizada por el general Tejero un día como hoy, un 23 de febrero, en el año 1981. Insistimos, desde entonces ha pasado la poco o nada reseñable friolera de 28 años…

Aunque incomprensible, este repentino interés por la jornada histórica que marcó, según algunos, el verdadero afianzamiento de nuestro sistema constitucional, resulta especialmente grato para los radioactivos de pro. Y es que, para los que no lo sepan, aquella fue también una fecha clave para la madurez del medio radiofónico español, hasta el punto de que ha menudo se ha empleado para definirla el revelador apodo de “la noche de los transistores”. Tanto es así que, como señalaba el maestro Luis del Olmo, “a partir de la noche del 23-F , la radio se erigió como el medio de mayor credibilidad entre los españoles, y además desbrozó definitivamente el camino de la libertad”. Cuánto bien les haría recordar estas palabras a aquellos que se empeñan en hacer de ella un altavoz de intereses partidistas y personales.

Tejero en el CongresoEn cualquier caso, a pesar de que a la hora de hacer memoria el pastel ha estado más repartido (e incluso se podría decir que la porción más grande se la ha llevado la sección televisiva de RTVE), es indudable que el absoluto protagonismo en la cobertura del 23-F corresponde a la Cadena SER. De hecho, Radio Nacional de España, capturada por los militares, y el resto de las emisoras sólo pudieron emitir marchas militares, que contribuyeron inintencionadamente a acrecentar el miedo de la población en tan dramático trance. Misteriosamente, parece que el ente público se haya olvidado de ello, pues la serie de TVE “Los días más difíciles del Rey” pasa olímpicamente por alto la labor de la SER, cuyos estudios centrales de Madrid fueron los únicos en los que se siguió recibiendo durante toda la noche el sonido desde el Congreso de los Diputados.

Para subsanar tan sospechosa omisión, la cadena del grupo PRISA ha elaborado un completo especial sobre la cobertura informativa del 23-F, en el que se incluyen documentos sonoros tan valiosos e interesantes como los siguientes:

La familia real de la ficciónPor su parte, como es lógico, Radio Nacional de España ha centrado sus esfuerzos en promocionar la ya mencionada serie “Los días más difíciles del Rey”, alrededor de la cual ha construido su propio especial del 23-F. A pesar del evidente ánimo de lucro y autobombo, esta cobertura nos ha dejado algunos momentos de radio interesantes:

Y no queremos terminar sin antes referirnos a una curiosa iniciativa del grupo Mediaflop, de la que Radiocable se ha hecho eco, de recrear cómo se hubiera vivido el golpe de estado en la red de microblogging Twitter, de haber existido en los años 80 las actuales tecnologías de la comunicación. Con estas palabras lo explica en su blog uno de los responsables del proyecto:

La idea es aprovechar esto de Twitter para retransmitir el 23-F de 1981 como si fuera hoy. Es decir, nos pondremos en la piel de un personaje del 81 y retransmitiremos con la filosofía Twitter lo que vaya pasando, como si nos encontráramos en 1981 y tuviéramos acceso a Twitter en ese momento. Con esto intentamos reproducir en el presente, una experiencia pasada, y aprovechar, mediante la página web y el Twitter, para que la gente pueda compartir dónde estaba en cada momento mientras sucedían los hechos del 23-F… o dónde querría haber estado… o qué sintió cuando pasó aquellos… o qué leía… o qué miraba… o…

23f-twitterA estas horas, el experimento ya está en marcha. A modo de ejemplo, este es el último tweet publicado hasta el momento:

Creo que la sesión de investidura la dan en directo por la radio, a las 6 de la tarde… un rollo, votando uno a uno los 350 diputados

Si quieres seguir su desarrollo o unirte a él no tienes más que acudir a http://twitter.com/23f o dejar un replie escribiendo @23f al principio del mensaje.

Pepa FernándezUna vez más, no podemos dejar de alabar la iniciativa de Radio Nacional de España por acercar la radio a los oyentes – o, como ellos prefieren decir, escuchantes – recuperando la verdadera esencia del medio: el calor humano, las risas y aplausos en directo y la participación directa de la audiencia. Después de la fiesta con la que Asuntos Propios nos deleitó el jueves día 19 en los Teatros del Canal, le ha tocado el turno al magacín No es un día cualquiera, dirigido y presentado por Pepa Fernández, una excelente periodista premiada en 2008 con un Ondas a su trayectoria profesional. El programa, que se emite sábados y domingos de 8:00 a 13:00, se ha trasladado al ovetense teatro Campoamor para hacer gozar a los asistentes de dos veladas inolvidables en las mañanas de este fin de semana de febrero.

Pepa Fernández caricaturaComo sin duda sabrán los más radioactivos, Pepa Fernández cuenta con unos colaboradores de excepción.  A personalidades de la talla de José Mª Íñigo, Forges, Álex Grijelmo, José Antonio Marina, Rosa María Mateo y Manuel Campo Vidal, entre otros muchos, se suman al humor de Juan Carlos Ortega y Florentino Fernández “Flo” como los grandes atractivos del magacín, que recibió en 2003 su propio premio Ondas al mejor programa de radio de difusión nacional. Ahí es nada.

Entre los momentos más interesantes que se vivieron en el Campoamor se cuentan las entrevistas a Rosa Fernández, primera mujer española en coronar las Siete Cumbres, y al actor Luis Varela, que participa en el Festival de Teatro Lírico Español.

Respecto a la iniciativa de llevar la radio a los oyentes, la propia Pepa Fernández dió su impresión al diario La Nueva España a su llegada a Oviedo, como se refleja en esta entrevista que hemos recogido de la edición digital del rotativo:

Pepa Fernandez, RNEHacer el programa en el Campoamor o donde fuere, con el público cara a cara, ¿cómo le cambia el programa?

Mucho, al salir del estudio el programa cambia mucho. Por eso nos gusta tanto. En realidad es más esfuerzo, tienes que estar pendiente de más cosas, pero a cambio tienes una calidez que no da el estudio. Hacer el programa fuera es hacer la radio que se toca.

Muchas veces en Asturias, pero ¿la primera en Oviedo?

Sí, y porque se empeñaron los escuchantes del programa. En diez años no nos habían invitado jamás. Al final lo hemos tenido que pedir por favor. Nunca habíamos visto tal expectación con un viaje. Cuando por fin nos llamaron y lo anunciamos, la gente de Oviedo se volcó.

¿Crisis también en la radio?

Somos empresas periodísticas, y la crisis afecta a eso, a empresas. La información es un derecho y un deber, pero no da de comer, así que hay que estar preparados. ¿Pero cómo se prepara uno para el desastre?

¿Y cómo les afecta el cambio de modelo por la revolución digital?

Vamos a unas radios más temáticas, radios a la carta, pero no hay que olvidar que para dotar de contenidos la red hacen falta personas. Por ahora las máquinas no hacen radio, el factor humano es fundamental.

Es imposible expresarlo mejor: “el factor humano es fundamental”. Y tanto que lo es. Por eso valoramos tan positivamente la iniciativa de Radio Nacional de España de volver a “la radio que se toca”. Si algo debe ser la radio es eso, el medio más cercano, el más intimista, el más personal. Por algo es el único que nos llevamos a la cama.

Toni Garrido y Tom "el sueco"Ayer, 19 de febrero, un grupo de estudiantes amantes de la radio vivimos una tarde maravillosa en el Teatro del Canal. Lo teníamos claro, nada impediría que asistieramos a la cita. Nada. A las tres de la tarde, tras una estimulante clase de voz, gestualidad y técnicas para hablar en público en la Universidad Carlos III de Madrid, comenzó la carrera contrarreloj hasta la confluencia de las calles Cea Bermúdez y Bravo Murillo, donde se alza el nuevo templo de la cultura dramática de la comunidad autónoma madrileña. Algunos, sin comer, otros comiendo al ritmo de los traqueteos de un autobús pero, eso seguro, todos repletos de una ilusión que en seguida se iba a ver saciada. Como también el hambre de los ayunados.

Ana PastorLlegamos a las instalaciones con el tiempo justo, a las cuatro y cinco, y a pesar de las dudas iniciales de la persona encargada del acceso, conseguimos un relativamente buen asiento tras la mesa en la que Toni Garrido y Tom Kallëme obraron la magia. Y prácticamente no nos despegamos de la butaca durante las tres horas siguientes. Fue, como más tarde nos diría la directora de 59 segundos, Ana Pastor, una velada radiofónica peculiar, plagada de recursos televisivos, ya que estaba siendo retransmitida en directo por las cámaras de RTVE. Y es que la ambición de Asuntos Propios, largamente anunciada en las tardes de RNE, era “petar el canal” en el más amplio sentido de la palabra: público asistente, músicos, colaboradores invitados y, he aquí la razón de las cámaras, oyentes y televidentes desde casa o el trabajo. Y vaya si lo consiguieron. Juzgad vosotros:

Asuntos Propios – Operación Petar el canal – Primera Hora

Asuntos Propios – Operación Petar el canal – Segunda Hora

Asuntos Propios – Operación Petar el canal – Tercera Hora

Albert BoadellaEra la primera vez que Albert Boadella, director artístico de la sala, veía el graderío lleno (vamos a omitir el dato de que todavía no ha sido inagurado, como pidió Toni, entre bromas, al mítico líder de Els Joglars), y una de esas escasas ocasiones en las que, como confirmaban los comentarios del blog de Asuntos Propios en un proyector a la vista de todos, la gente deja momentaneamente de lado sus obligaciones laborales y su cita con la televisión:

Al final no me han dado ese tan necesario dia de “Asuntos Propios” en el curro así que me he escaqueado 30 minutos antes haciendo así como que me ponía malo y me he pirado a mi casa a escucharos

Tios! estáis haciendo que la gente deje de ver el televisor y se enganche a la radios. Ríete tú de la programación de la tele XD

Dani SánchezPara nosotros, y apuesto a que también para ellos, fue una experiencia inolvidable. No podía ser de otra manera en este acercamiento de la radio a sus oyentes, este ejercicio extraño que debería ser la norma: la radio con público, con aplausos y risas de fondo en lugar de cortes enlatados. Ni siquiera las cuñas salieron de la mesa del control, pues contamos con la excepcional presencia de Daniel Sánchez, la voz de la radiotelevisión pública española, un auténtico altavoz humano que leyó los anuncios y las presentaciones “a pelo”, como en la radio de antes.

Uno, que como sus acompañantes es un enamorado de las ondas, quiso llevarse un recuerdo de la velada. Y vaya si lo hizo. En el descanso entre la segunda y la tercera hora de emisión, nos acercamos a Toni para pedirle que nos guardara el guión, que colgaré en este blog si se me autoriza. Para él fue todo un placer no sólo obsequiarnos con el suyo, sino también con el de su compañero “el sueco”. Un pequeño gesto para el hombre, pero un gran gesto para unos estudiantes de periodismo.

Gracias, gracias de corazón. No sólo por el guión, sino por las tres horas de ensueño que nos hiciesteis vivir y por demostrarnos que la radio, pese al catastrofismo de algunos, está más viva que nunca. Y enhorabuena, sin duda petásteis el canal.