Mario Benedetti

Donde don Mario dijo

“te vi emerger por un hueco de niebla

y pasar a mi lado sin llamarme”

descubriré nostálgico la huella

que dejaron sus versos en mi carne.

Donde don Mario dijo

“rápido como el río ha transcurrido

pero ocurre que el río no envejece”

apreciaré la vida que aún se mece

después de fallecido, entre sus frases.

Donde don Mario dijo

“el olvido está lleno de memoria”

renacerá el recuerdo dolorido

de un inmortal que es parte de mi historia.

Donde don Mario dijo

“Esta ciudad es de mentira”

una verdad sonora está escondida:

que sin él, la ciudad, está marchita.

Donde don Mario dijo

“Juntos vivimos

sucumbimos juntos”

se leerá que al partir a un nuevo rumbo

me legó la pasión que compartimos.

Y, por fin, donde don Mario dijo

“porque tú siempre existes dondequiera

pero existes mejor donde te quiero”

en el futuro leeré mis sentimientos

hacia el poeta inmortal

que se ha hecho eterno.

“Quién hubiera dicho

que estos poemas de otros

iban a ser míos”.

“Quién hubiera dicho

que estos poemas míos

iban a ser

de otros”.

Siente una “gran alegría y satisfacción” por el reconocimiento a la “calidad” de La estación azul, el programa que dirige y presenta en Radio 1, con la concesión del premio de la Fundación Aula de las Metáforas en su primera edición. Desde esta “ventana” radiofónica a la poesía, Ignacio Elguero celebra el galardón recibido la semana pasada pero reivindica más espacio para esta disciplina en los medios de comunicación.

¿A qué sabe este premio?

Cuando te premian y no te has presentado, da mucha satisfacción porque supone que alguien recibe lo que haces.

¿Por qué cree que se lo han concedido al programa?

Hay una alta calidad de la poesía española y nosotros no nos hacemos eco de las peleas de grupos y los problemas, sino que nos mantenemos al margen. No hacemos concesiones a la mediocridad. Hemos tenido en consideración a la poesía española, que es de alta calidad, pero no tiene por dónde asomarse.

¿No tiene espacio en los medios de comunicación?

Está prácticamente desaparecida y su lugar es bastante pequeño. Aunque hay personas que hacen esfuerzos por llevar la poesía a los medios de comunicación en los que trabajan, no son programas totales. Se mira más la rentabilidad, pero en RNE tiene un espacio. La radio pública prima, y debe seguir así, lo cultural por encima de otros valores, como los comerciales, a los que lleva la audiencia.

¿A los oyentes les interesa la poesía?

La poesía es minoritaria pero si se sabe dar, la gente disfruta como cuando escucha una buena canción. Cuando alguien escucha leer poesía en la radio, se queda pendiente porque engancha, se produce un proceso de identificación entre el oyente y el autor, sólo posible en la radio.

Pero, ¿es para entendidos?

No, porque la poesía no necesita códigos. El único código es el sentimiento. La poesía le llega a todo el mundo, pero a veces nos da pereza enfrentarnos a las reflexiones que eso conlleva. Hay un poema para cada momento, porque la poesía es un bálsamo para el alma. Cuando llevo el programa a institutos, los chavales, en un principio, reciben la poesía un poco de uñas y luego la experiencia les resulta fascinante e inolvidable.

Es difícil escuchar un programa de poesía a las tres de la madrugada…

No me preocupa tanto la hora porque la noche se presta mucho a la poesía. Hay gente que se lo baja al día siguiente de la web y el hecho de que exista en RNE ya es un logro. No me quejo. Hay que ser realista y saber que todo tiene su hora, el lugar en el que tiene que ir según la demanda. En este caso, la demanda de todo lo que lleva un proceso de reflexión cuesta. Es más fácil la literatura, la cultura y el consumo de evasión, que tienen los mejores lugares porque se dirige a un público mayoritario, pero empobrecen, mientras que la poesía enriquece.

¿Qué disciplinas se ofrecen más en la radio?

Todas. La poesía siempre ha sido la hermana pobre de las disciplinas artísticas, pero por otro lado, es la que aúna de una forma mayor el concepto de lo sublime, de la categoría más amplia.

De los que ha entrevistado, ¿quién le ha marcado más?

Hemos realizado muchas entrevistas. Quizá sea muy valiosa la de Juan Gelman, cuando vino a recoger el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, antes de que le dieran el Cervantes, cuando ya sabía el paradero de su nieta. También la última que le hice a Mario Benedetti, que ahora está muy enfermo. Los dos me han marcado porque están por el compromiso social, con los desfavorecidos y por las injusticias.

——————————-

Entrevista publicada originalmente por Marta Hualde el martes 5 de mayo en Público.