Denken ÜberDenken Über:

Se trata del blog de Mariano Amartino, fundador y director de la consultora Überbin I/A, en el que se habla entre otras cosas de internet, web 2.0, redes sociales… Comenzó a publicare en 2001 y pertenece desde ese mismo año a Blogdir.com y Weblogs.com.ar, la comunidad de weblogs argentinos en español. Ciertamente, no es un blog para todos los públicos, sino más bien un blog especializado. Se requieren ciertos conocimientos de nuevas tecnologías y actualidad de la Red para seguir los posts.Enrique Dans

Enrique Dans:

En España, pocos conocedores de la Red dudan que Enrique Dans es el “gurú de gurús” de internet (en el ámbito hispanohablante Eduardo Arcos le hace la competencia), pero esto no tiene que ser necesariamente bueno: a menudo, el término “gurú” adquiere connotaciones de altivez, prepotencia y sabelotodísmo. No me corresponde a mi juzgar si es ese el caso de Edans, me limito a presentar los indicios: utilización constante de tecnicismos (megabanners, clickthrough, pop-up, etc.), llevar la diversidad temática ad infínitum para dar la imagen de que se dominan todos los temas, etc. Lo que sí parece evidente es que este profesor del Instituto de Empresa gusta de presentarse como adalid de los “sin voz” y abogado de causas justas. Su última cruzada: la defensa del P2P.

233Grados:

233gradosMedida en centígrados, puede ser la temperatura a la que arde el papel o simplemente la declaración de intenciones con la que el grupo DixiMedia salió a la Red el martes 17 de junio de 2008. Se trataba entonces de un blog de apoyo, para generar buzz en torno al nuevo diario digital con el que el grupo pensaba revolucionar el panorama mediático español. A día de hoy, dicho medio ya ha visto la luz y la bitácora sigue su andadura en solitario, haciéndose eco de las últimas noticias sobre comunicación, internet y tecnologías. Entre los principales atractivos del blog se encuentran Entrebits (una sección de entrevistas con profesionales de la comunicación) y M(r)gentes (lo mismo, pero con emprendedores del mundo digital)

Sobre el futuro del periodismo se ha dicho de todo. Se ha compuesto un musical, se han escrito sesudas reflexiones, se han elaborado decálogos, se ha debatido en congresos… En fin, que ya se cuentan por cientos las propuestas, más o menos afortunadas, para refundar un modelo anticuado cuya inviabilidad las cifras (tanto de rentabilidad como de audiencias), enfrascadas en una dinámica de caída libre, se han encargado de demostrar. Sin la necesaria renovación, el futuro de los medios pinta muy negro, o en escala de grises, según la peculiar visión de cada analista. Pero, está claro, en esto sí que se ponen de acuerdo, que el futuro pasa por el cambio, por la transformación radical de lo que conocemos hasta ahora: una verdadera revolución.

En lo que a mí respecta (mi visión es buena, sobrevivo sin gafas, pero no es profética) son dos los principales frentes en los que debe darse dicha revolución: el aspecto y los contenidos.

  1. El aspecto:

    Los aires de cambio llevan ya largo tiempo acariciando a los medios en lo que respecta a la apariencia externa. La prensa escrita ha visto nacer un nuevo look (el ‘viewspaper’) que bebe hasta la saciedad de los manantiales de la Red. El nuevo mantra es la navegación, la doble lectura. Sabemos que el lector nacido al calor de las tecnologías no profundiza en las páginas, las escanea. ¿Por qué negarnos a aceptarlo en lugar de darle lo que pide? Eso es lo que tratan de hacer los viewspaper, a través de más y mejores despieces, fotografías impactantes, identificación de las secciones y subsecciones por colores y, sobre todo, infografía. Pero no es suficiente. Todavía se parece demasiado al pasado como para triunfar en el presente.
    Varias son las alternativas si el papel quiere sobrevivir en el nuevo ecosistema mediático. El problema es que en su mayoría parecen sacadas de la ciencia ficción. Por ejemplo:

    • E-Ink: ¿y si las fotos del diario en papel se cambiaran por galerías y vídeos? ¿y si un sencillo y diminuto chip nos ofreciese la contextualización y la actualización que el diario tradicional no puede? De momento, la tecnología necesaria para hacerlo está en pañales, pero ya se han hecho interesantes experimentos aplicados al ámbito de la publicidad. Más que recursos, lo que falta es voluntad. De hecho, ya contamos con un gadget capaz de andar los primeros pasos: su nombre es Kindle. ¿Tendremos algún día entre las manos un periódico como el que imagina Microsoft?
    • Vodpod videos no longer available.
    • Printernet: el diario ‘a la carta’ no es una posibilidad ceñida a la pantalla de un ordenador. Imagina que fuera posible seleccionar vía Internet, antes de salir de tu casa, los contenidos del periódico que vas a adquirir en el kiosco (o en la reprografía, vete tú a saber) de enfrente. ¿No sería esto un aliciente capaz de tumbar la sensación de estar leyendo las noticias de ayer? Lo sé, la inversión en tecnología y maquinaria sería carísima y se seguirían matando los mismos árboles. Pero una idea es una idea y, a falta de un consenso claro, lo más sensato es escucharlas todas.
  2. Los contenidos:

    Es frecuente oir, cuando se discute del futuro de la prensa, afirmaciones como estas:

    • El papel tiene que convertirse en un espacio para el interpretación y el análisis, para la profundización, para los reportajes. Si ya lo decía Álex Grijelmo en 2005… La Red ya ofrece la actualidad inmediata, ¿por qué intentar competir con ella precisamente dónde es más poderosa?
    • La gente ya no quiere leer el diario entre semana. El futuro de la prensa es desaparecer. Sólo se salvarán los dominicales (precisamente porque tienden a lo expuesto en el punto anterior). ¿Están seguros? Tengan en cuenta que la inversión publicitaria en la Red ya supera la del periódico de los domingos
    • Los lectores se han malacostumbrado. Piensan que la información es un bien gratuito, sin valor, pura commodity. Lo que tenemos que ofrecérles es precisamente eso. Sólo se salvará la prensa gratuita.

Sin ir más lejos, podemos encontrar este punto de vista en el video presentación del nuevo diario digital de Mario Tascón, Lainformación.com, cuya filosofía pasa por dejar atrás la prensa de papel. Quemando periódicos si es necesario. Si es que no se están quemando ellos solitos

Vodpod videos no longer available.

El caso es que ninguno de estos argumentos me parece revolucionario. A mi juicio, sólo son parches para aguantar el tirón, para alargar la agonía unos cuantos años. Nada sustancial. No pongo en duda que se deban (o no) aplicar estas medidas. Lo que pongo en duda es su éxito si no se acompañan de la revolución tecnología a la que me he referido en el punto anterior. El problema no es el contenido (a menudo tenemos exactamente el mismo en la prensa digital), sino los formatos (la gente se ha acostumbrado al video y los sonidos. ¡Y les gusta!) y las posibilidades de personalización. Por eso no me parece tan descabellada la idea de avanzar hacia un periódico tecnológicamente avanzado (como el que anticipa la tinta electrónica) y diseñado “a la carta” (como el que ofrece Printernet). Ahora sólo hay que buscar la manera de hacerlo rentable. Pero eso no me corresponde a mí. Ya he dicho que esto no es un blog de finanzas.

Así que, una vez expuestas las que a mi juicio son las bases del cambio, sólo me queda desearles suerte a los encargados de afrontarlo. La van a necesitar.