Telemadrid está sufriendo una nueva huelga después de las del 24 de junio y 1 de julio de 2008, en las que la oposición socialista y los sindicatos han hecho una fuerte campaña contra lo que ellos entienden por una manipulación informativa y una parcialidad descarada del Ente público madrileño a favor de los intereses del Gobierno de Esperanza Aguirre.

Telemadrid a negroA las 12.50 del pasado martes 14, todos aquellos que estaban recargando sus provisiones de bilis con la ración diaria de insultos de Curry Valenzuela en Alto y claro, vieron cómo la pantalla de sus televisores se quedó en negro. No es que la señal se colapsara por los altos índices de audiencia (105.000 espectadores y un 15,1% de share, según datos de FórmulaTV), sino que los trabajadores de la televisión autonómica se negaron a seguir emitiendo contenidos. A las 12 de la mañana, mientras se emitía por enésima vez la serie Walker, al Ránger de Texas le apareció un nuevo enemigo: un rótulo que anunciaba una nueva huelga que “impide que Telemadrid pueda ofrecer su información y programación habitual”. Se añadió, además, que las emisiones, muy a nuestro pesar, se reanudarían a las 12 del mediodía del miércoles 15 de abril. En un comunicado al que hace referencia El Plural, la dirección aseguraba que ese velado es una “una cruel metáfora del futuro de la empresa y sus 1.280 empleados”.

Una de las hipotéticas causas de esta huelga es el posible despido de 80 empleados que anunció el comité de dirección de la empresa pública. Además, con una deuda de 150 millones de euros, existe sobre Telemadrid la amenaza de que se privaticen sus servicios, otra razón por la que los trabajadores ejercerían su derecho sindical.

La opinión bloguera se divide a favor y en contra de este paro. Por ejemplo, el periodista de la Ser Javier Casal opina que este paro no beneficia a la “credibilidad” del medio público madrileño, a pesar del grave problema interno que sufre.

Hace unos meses, el blog Magnoliart se hacía las siguientes preguntas: “¿Qué pasaría si los profesionales de la información españoles en conjunto hicieran huelga? ¿Qué pasaría si España estuviera sin ni una sola información periodística durante, pongamos por caso, un mes?“. Ahora, tres meses después, las sospechas se confirman con este apagón informativo y mediático, que puede servir de precedente y de caso de estudio para posibles acontecimientos futuros.

Autores: José Luis Avilés Molina, José Manuel Blanco López, David Gómez Ortiz y César Muela Ruiz.

Anuncios

Licencias concedidasLa presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (a.k.a. “la lideresa”), ha concedido a la sociedad “Unidad Liberal Radio Madrid S.L”, participada por Federico Jiménez Losantos (Libertad Digital) y Pedro J. Ramírez (Unidad Editorial) licencia para matar emitir en Madrid. Concretamente, de las 21 licencias de FM que estaban en juego, les ha premiado con la más valiosa, la de la capital, que podría convertirse en la cabecera de la futura cadena nacional de Unidad Editorial. Un proyecto con el que Pedro Jota, que cubre con las emisoras de Radio Marca la mayor parte del territorio nacional, lleva soñando mucho tiempo.

La decisión de los destinatarios de las licencias ha sido tomada, por primera vez, sin contar con la aprobación del Consejo de Gobierno, mediante una resolución del vicepresidente primero publicada en el BOE. Se trata, según ElDial.net, de un “atentado contra la pluralidad, al repartir nuevas frecuencias entre adjudicatarios que ya disponían de licencias en la región.” Además, con la medida, de acuerdo a esta misma fuente, “tampoco se contribuye a crear nuevos empleos, contraviniendo lo anunciado en la convocatoria”. Por otra parte, la resolución, que se ha llevado a cabo tras un retraso de dos años, no ha merecido mención en la web del gobierno regional, que no ha hecho pública nota de prensa alguna al respecto.

Por esta razón, informa Europa Press, “el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid reclamó el lunes la comparecencia ‘urgente’ en pleno del vicepresidente regional, Ignacio González, para explicar las adjudicaciones de las licencias” que, a juicio del grupo se han concedido “al entorno mediático del PP”. José Cepeda, su vicepresidente, ha declarado que:

“Este carajal sectario-mediático en Madrid tiene como objetivo blindar el pensamiento único en la Comunidad de cara a las elecciones de 2011 y garantizar el monopolio informativo de la derecha tras el apagón analógico de abril de 2010”

Vidal, Losantos y HerreroPor otra parte, para Losantos la licencia supone un argumento de peso que esgrimir en la batalla con sus superiores en la COPE, a los que ya ha desafiado en varias ocasiones. Hasta ahora, su amenaza de dejar La mañana tenía poca fuerza, dado que su fichaje por Punto Radio se antoja imposible (por la oposición de Luis del Olmo, cuya opinión se puede comprobar en un video al final del párrafo) y su farol de llevarse consigo a César Vidal choca con los sentimentos declarados por el historiador, que dice encontrarse muy a gusto en la cadena. Sin embargo, tras la concesión de la licencia, a la que también optaba la cadena de los obispos, Losantos vuelve a tener un as bajo su manga. O eso es lo que él cree y lo que dice la rumorología:

“Lo que se oye dentro de COPE es que Federico Jiménez Losantos, César Vidal y Luis Herrero pueden estar fuera de la emisora después de Semana Santa”.

En cualquier caso, los más satisfechos con la noticia, paradójicamente, deberían ser los miembros del episcopado. Ya que, se marche a Punto Radio o Radio Marca, Losantos dejaría por fin la COPE, algo que han estado largamente exigiendo al director, Alfonso Coronel de Palma, hasta ahora sin resultados. De momento, según informa PRNoticias, “los Obispos tendrán una primera reunión de acercamiento esta semana para tratar específicamente el tema de Losantos”, su posible destitución y, en consecuencia, la identidad de su sustituto. El mejor posicionado es Nacho Villa, director de informativos de la COPE y principal valedor de la “línea moderada” que se quiere imprimir a la cadena en la era post-Losantos.

La situación, y el deseo de los obispos por deshacerse del locutor (parece que ya sólo Rouco Varela le defiende) se ha precipitado a raíz de que el Ejecutivo e incluso la Casa Real reclamaran a la COPE un mayor control de las emisiones de Losantos. Aunque, en realidad, parece más probable que si todavía sigue siendo director de La Mañana sea sólo porque tiene intención de hacer coincidir su marcha con la inuguración de Unidad Liberal de la mano de su compadre Pedro J.

Sobre el futuro del periodismo se ha dicho de todo. Se ha compuesto un musical, se han escrito sesudas reflexiones, se han elaborado decálogos, se ha debatido en congresos… En fin, que ya se cuentan por cientos las propuestas, más o menos afortunadas, para refundar un modelo anticuado cuya inviabilidad las cifras (tanto de rentabilidad como de audiencias), enfrascadas en una dinámica de caída libre, se han encargado de demostrar. Sin la necesaria renovación, el futuro de los medios pinta muy negro, o en escala de grises, según la peculiar visión de cada analista. Pero, está claro, en esto sí que se ponen de acuerdo, que el futuro pasa por el cambio, por la transformación radical de lo que conocemos hasta ahora: una verdadera revolución.

En lo que a mí respecta (mi visión es buena, sobrevivo sin gafas, pero no es profética) son dos los principales frentes en los que debe darse dicha revolución: el aspecto y los contenidos.

  1. El aspecto:

    Los aires de cambio llevan ya largo tiempo acariciando a los medios en lo que respecta a la apariencia externa. La prensa escrita ha visto nacer un nuevo look (el ‘viewspaper’) que bebe hasta la saciedad de los manantiales de la Red. El nuevo mantra es la navegación, la doble lectura. Sabemos que el lector nacido al calor de las tecnologías no profundiza en las páginas, las escanea. ¿Por qué negarnos a aceptarlo en lugar de darle lo que pide? Eso es lo que tratan de hacer los viewspaper, a través de más y mejores despieces, fotografías impactantes, identificación de las secciones y subsecciones por colores y, sobre todo, infografía. Pero no es suficiente. Todavía se parece demasiado al pasado como para triunfar en el presente.
    Varias son las alternativas si el papel quiere sobrevivir en el nuevo ecosistema mediático. El problema es que en su mayoría parecen sacadas de la ciencia ficción. Por ejemplo:

    • E-Ink: ¿y si las fotos del diario en papel se cambiaran por galerías y vídeos? ¿y si un sencillo y diminuto chip nos ofreciese la contextualización y la actualización que el diario tradicional no puede? De momento, la tecnología necesaria para hacerlo está en pañales, pero ya se han hecho interesantes experimentos aplicados al ámbito de la publicidad. Más que recursos, lo que falta es voluntad. De hecho, ya contamos con un gadget capaz de andar los primeros pasos: su nombre es Kindle. ¿Tendremos algún día entre las manos un periódico como el que imagina Microsoft?
    • Vodpod videos no longer available.
    • Printernet: el diario ‘a la carta’ no es una posibilidad ceñida a la pantalla de un ordenador. Imagina que fuera posible seleccionar vía Internet, antes de salir de tu casa, los contenidos del periódico que vas a adquirir en el kiosco (o en la reprografía, vete tú a saber) de enfrente. ¿No sería esto un aliciente capaz de tumbar la sensación de estar leyendo las noticias de ayer? Lo sé, la inversión en tecnología y maquinaria sería carísima y se seguirían matando los mismos árboles. Pero una idea es una idea y, a falta de un consenso claro, lo más sensato es escucharlas todas.
  2. Los contenidos:

    Es frecuente oir, cuando se discute del futuro de la prensa, afirmaciones como estas:

    • El papel tiene que convertirse en un espacio para el interpretación y el análisis, para la profundización, para los reportajes. Si ya lo decía Álex Grijelmo en 2005… La Red ya ofrece la actualidad inmediata, ¿por qué intentar competir con ella precisamente dónde es más poderosa?
    • La gente ya no quiere leer el diario entre semana. El futuro de la prensa es desaparecer. Sólo se salvarán los dominicales (precisamente porque tienden a lo expuesto en el punto anterior). ¿Están seguros? Tengan en cuenta que la inversión publicitaria en la Red ya supera la del periódico de los domingos
    • Los lectores se han malacostumbrado. Piensan que la información es un bien gratuito, sin valor, pura commodity. Lo que tenemos que ofrecérles es precisamente eso. Sólo se salvará la prensa gratuita.

Sin ir más lejos, podemos encontrar este punto de vista en el video presentación del nuevo diario digital de Mario Tascón, Lainformación.com, cuya filosofía pasa por dejar atrás la prensa de papel. Quemando periódicos si es necesario. Si es que no se están quemando ellos solitos

Vodpod videos no longer available.

El caso es que ninguno de estos argumentos me parece revolucionario. A mi juicio, sólo son parches para aguantar el tirón, para alargar la agonía unos cuantos años. Nada sustancial. No pongo en duda que se deban (o no) aplicar estas medidas. Lo que pongo en duda es su éxito si no se acompañan de la revolución tecnología a la que me he referido en el punto anterior. El problema no es el contenido (a menudo tenemos exactamente el mismo en la prensa digital), sino los formatos (la gente se ha acostumbrado al video y los sonidos. ¡Y les gusta!) y las posibilidades de personalización. Por eso no me parece tan descabellada la idea de avanzar hacia un periódico tecnológicamente avanzado (como el que anticipa la tinta electrónica) y diseñado “a la carta” (como el que ofrece Printernet). Ahora sólo hay que buscar la manera de hacerlo rentable. Pero eso no me corresponde a mí. Ya he dicho que esto no es un blog de finanzas.

Así que, una vez expuestas las que a mi juicio son las bases del cambio, sólo me queda desearles suerte a los encargados de afrontarlo. La van a necesitar.

Ponencia "Después del iPhone"En los pasillos del X Congreso de Periodismo Digital de Huesca, la compañera periodista, bloguera, tuitera y miembro de Sin Futuro, Mari Trini Giner, descubría para Ágora News los puntos de vista del Director de Internet y Servicios Interactivos del grupo COPE, Francisco Portela, acerca del presente y futuro del medio radiofónico tras la llegada de internet. Lo hace después de su intervención en la ponencia “Después del iPhone” (que de antemano habían anunciado a bombo y platillo), en la que explicó las novedades de la web de la cadena:

http://files.ivoox.com/ffmpeg/ffmpegScripts/processed/0/2/0/intervencion-francisco-portela-cope-es52020.mp3″

Vean, si les parece, el video y después lo comentamos:

Vodpod videos no longer available.

Como me gusta ser meticuloso, vamos a analizarlo desde el principio:

La radio es la radio, con independencia del soporte a través del cual salga. Empezó saliendo la radio de galena, luego funcionó durante mucho tiempo la onda corta y lo que tenemos actualmente es la onda media, la frecuencia modulada y, desde hace muy poquito tiempo, se ha incorporado también la radio por streaming. Y el producto también va evolucionando con independencia de cuál sea el soporte.

Una afirmación con la que podría estar perfectamente de acuerdo si no tuviera truco, es decir, si no escondiera bajo estos aires de evolución y democratización (increíble lo mucho que se ha popularizado este término en la web 2.0, a pesar de que en muchos sentidos fomenta el mismo oligopolio de siempre) de la industria radiofónica. ¿Querés saber qué carta guardan bajo la manga? Sigamos escuchando al señor Portela:

¿La radio peligra por Internet? No. Simplemente Internet lo que hace es que se pueda emitir la radio con mucha mejor calidad y haciendo el mismo soporte que estamos haciendo ya en onda media, que cada vez tiende a menos, y sobre todo en FM. Pero la radio en Internet va a contribuir a que el producto radio siga, y siga durante mucho tiempo.

Perpetuación, esa es la clave. Seguir haciendo de por vida el mismo producto de siempre, pero ataviado con atuendos distitos según dicte la moda. Qué pena que nadie se atreva a decirle al emperador que en realidad anda desnudo. De poco sirve aceptar – que no encabezar – una revolución en soportes y formatos si no se da el mismo tratamiento al contenido, es decir, si no se renuevan los programas – y en algunos casos los locutores – para dar paso a una nueva concepción del medio radiofónico. El paso de las ondas a los bits no puede ser sólo una mudanza, tiene que ser también una vuelta de tuerca en la manera de entender y producir la radio. De lo contrario, acabaremos por descubrir que, siguiendo con la metáfora de la vestimenta (tan de moda en la prensa por el caso Camps), que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y sería una verdadera lástima.

Portela para Agora NewsVamos a seguir escuchando, a ver si encontramos, con la ayuda – o sin ella – de Portela, cuáles deberían ser los primeros pasos de la auténtica revolución de la radio:

“Los podcast o la radio a la carta es una oferta que existe ahora que no existía antes. Tú antes te perdías un programa de radio y decías ‘qué pena’. Ahora te pierdes un programa de radio y dices ‘voy a la web, o voy a cualquier dispositivo móvil que tenga, porque voy a poder recuperar esos contenidos’. Además, también es una forma para que nuestros propios contenidos, los contenidos que hacemos en la radio, no se pierdan, no queden etéreos. Muchas veces, muchos redactores se quejan y dicen ‘joder, es que he estado toda una mañana trabajando para diez minutos que dura mi informativo local’. Pues de esta manera perdura mucho más, la cobertura es mayor, la disponibilidad de ese producto es mayor. ¿Cuándo? Cuando el usuario quiera recuperarlo.”

De nuevo una retórica resplandeciente que esconde unas intenciones infinitamente menos brillantes. ¿Qué es lo importante? ¿Tratar de capturar con los mismos contenidos de siempre a una audiencia cada vez menos propensa a sintonizar la radio u ofrecer a los oyentes una alternativa moderna con la que pueda sentirse identificada? Lo ideal Ipod Nano Podcastsería lo segundo, la cruda realidad es lo primero. Escuece, duele, inflinge una inmensa herida en lo más profundo del orgullo de los mangantes de la radio ver cómo sus retransmisiones, cada vez más rápidamente, se pierden en el instante en el que fueron emitidas. Es comprensible. Lo que no es tan fácil de justificar es la respuesta que se da a esta dinámica imparable.

¿Por qué en lugar de aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para perpetuar un producto anticuado no se procede de una vez a una profunda renovación? ¿Miedo? ¿Pereza ¿Ego? En cualquier caso, nada que ver con un interés real por el usuario, como lo quieren disfrazar. Que el editorial mañanero de Losantos se encuentre disponible en la Red no es un podcast ni por asomo. Como mucho se trata de una grabación enlatada, de un producto radiofónico “en conserva”, listo para ser consumido – y, por lo tanto, rescatado del olvido – en cualquier momento y lugar. Pero de podcast ni hablar, señor Portela, son géneros completamente diferentes.

PodcastEl podcast es una producción elaborada por y para internet, con las peculiaridades y distinciones que ello conlleva respecto a la emisión en onda media. Entre otras muchas cosas, la participación del oyente es radicalmente distinta. Si en un programa de radio convencional se ofrece – o debería ofrecerse, que esa es otra – la posibilidad de que la audiencia entre en antena en riguroso directo, en un podcast las posibilidades se amplían considerablemente. Los seguidores deben disponer de vías alternativas de expresión que la grabación de la tertulia de La Mañana que cuelga la COPE en su portal no hace posibles. ¿De qué le sirve al usuario comentar si su locutor favorito ni siquiera va a saberlo y en la siguiente edición del programa no se va a hacer Ponencia "Después del iPhone"referencia alguna a sus palabras? El auténtico podcasting debe dar cabida a la réplica, al debate ciudadano, al contraste de pareceres. Se trata de bajar del púlpito desde el que hasta ahora se impartía doctrina para discutir cara a cara con el resto, porque en eso consiste la democratización derivada del uso de internet.

¿Preocupan estas cuestiones a la COPE? Me temo que no. De las declaraciones de Portela se deriva que el interés está centrado, como ya he dicho, en perpetuarse a costa de las nuevas tecnologías:

Nos ocupamos de tratar de poner en valor todos los contenidos que ya estamos haciendo en nuestros productos de radio – o nuestros productos de tele en Popular TV – en nuestros portales web de Internet. Esos portales web y todos los dispositivos móviles con conexión a internet o a 3G – como son las aplicaciones de Iphone que también hemos creado – permiten que no sólo podamos conectar con la emisora de radio local, como nos permitiría la onda media y la FM. Es decir, que si yo estoy en Huesca sólo me podré conectar con COPE Huesca y, con un poquito de suerte, a lo mejor con COPE Zaragoza, pero no más. Sin embargo yo, con mi Iphone o con cualquier conexión de Internet, puedo estar en Huesca y estar escuchando COPE Jerez, Toledo, Lugo o Barcelona.

Una vez más la misión es detener la hemorragia de oyentes, salir del coma en que internet ha sumido los modelos de radio más anticuados. Nada que ver con renovarse, se trata de pura cosmética. La COPE, como muchas otras cadenas, se ha sometido a un necesario lifting para seguir resultando atractiva. Pero eso no resulta suficiente para los amantes exigentes, los que sabemos que la belleza de la radio está en el interior. Y el alma del medio, los contenidos que ofrece, no ha cambiado un ápice, ni parece dispuesta a intentarlo. Como la sociedad se aleja cada vez más rápido, la industria radiofónica se ve obligada a perseguirla, a correr detrás de ella. Es una cuestión de supervivencia, no una auténtica visión de futuro.

Toni Garrido, Asuntos PropiosNo obstante, como radioactivo de pro, me niego a sostener una visión catastrofista. Las redacciones – y la blogosfera – están comenzando a dar cabida a gente joven, y no necesariamente me refiero a la edad: la juventud se lleva en la sangre, no en el DNI. Profesionales como Toni Garrido que han sabido dar a sus programas la vuelta de tuerca necesaria para conquistar sin artificios al oyente del S.XXI. El éxito de Asuntos Propios no es fruto de la casualidad. Es el producto de una filosofía de trabajo honesta, moderna e innovadora, que apuesta por el futuro sin dejarse llevar por la nostalgia y el recuerdo de las glorias pasadas. Permitidme, no obstante, que el merecido homenaje a sus esfuerzos lo posponga para otro post. Creo que merecen un espacio exclusivo para analizar las que, en mi modesta opinión, son las claves de la triunfadora propuesta de las tardes de Radio Nacional de España.

Por el momento, baste con manifestar que el suyo es el modelo de radio que más se acerca a lo que debería ser el medio en tiempos de internet. Disculpadme, no puedo evitar concluir gritando a viva voz: ¡Larga vida a Asuntos Propios! ¡Viva la radio del futuro que se emite en el presente!

FirmaEn radio, como en cualquier otro medio, la firma del periodista es un0 de los valores intangibles de mayor importancia. Aquello de “por sus obras les conocerán” es cierto, pero requiere muchos años de credibilidad, de forjar la confianza con la audiencia, de esfuerzo y, porque no decirlo, de una copiosa ración de buena suerte. La clave está en la diferenciación: conseguir que tu trabajo sea distinguido por el público como único, como algo que ningún otro compañero podría haber hecho de la misma forma. Lo podría haber hecho mejor o peor, pero lo importante es dejar claro que lo hubiera hecho de manera radicalmente distinta. Se trata de poner el sello personal a todo lo que se publica o emite a lo largo de una trayectoria profesional.

Un claro hándicap a la hora de alcanzar la ansiada diferenciación es el nombre propio. Sí, ese que recibimos sin chistar en la pila baustismal – más bien en la oficina registro, pero ya sabéis que nuestro refranero es meapilas de nacimiento. El caso es que, a toda costa, un periodista debe procurar que su firma sea lo menos común posible, ya que, como demuestra la experiencia, es esta una de las claves de su éxito. Así que, amigo comunicador, si has sido castigado con una onomástica banal e irrelevante, ya te estás buscando un pseudónimo o una forma de embellecer tu apelativo antes de que sea demasiado tarde.

Firma digitalPara no herir ninguna sensibilidad, permitidme que me ponga a mí mismo como ejemplo. Mi nombre, como muchos ya sabéis, es David Gómez Ortiz. Sé lo que estaréis pensando: ¡vaya cruz!

No podría estar más de acuerdo con vosotros. Para empezar, pese a mis denodados esfuerzos, el Gran Tirano Hermano que todo lo indexa no me tiene en exclusiva entre sus favoritos. Cierto es que, a día de hoy, reserva a una entrada de mi antiguo blog el primero de sus resultados para la búsqueda de mi nombre completo, pero también es cierto que a partir de ahí desaparezco en un abismo de ilustres catedráticos de geografía y difuntos que en paz descansen, por no hablar de los atletas de élite, concertistas de piano, bateristas, agricultores zamoranos y potentorros con afán de protagonismo que comparten mi calvario patronímico si eliminamos de la fórmula el segundo apellido.

Por si todavía hay alguien que no me cree, vayamos a un análisis más pormenorizado:

Apellido GómezGómez

Según la red social de creación de árboles genealógicos Mi Parentela, “en España hay 487.583 personas censadas con el apellido Gómez” y “aproximadamente 533.321 personas” que lo llevan. Lo que significa que, por lo visto, estas cifras astronómicas convierten al mío en “el 10º apellido más frecuente en España”. Negro futuro me aguarda, al parecer. Veamos que pasa con el segundo.

Ortiz

Esto no pinta nada bien. En este ocasión, la web asegura que “en España hay 103.953 personas censadas con el apellido Ortiz” y “aproximadamente 113.704 personas” que lo llevan. Bastantes menos que Gómez, por suerte, pero todavía suficientes para que se alce con el dudoso mérito de ser “el 37º apellido más frecuente en España”.Y, por si esto era poco, uno de los tres más consultados en Mi Parentela.

Los más buscados

Algo habrá que hacer… De momento, espero que sea bastante con firmar como David G. Ortiz. De no ser así, amargos tragos me esperan en esto del periodismo. Especialmente en mi amada radio, donde los principales locutores se caracterizan por lo original de sus denominaciones. Aunque escueza, sería indigno no reconocer que sus apellidos suenan en antena infinitamente mejor que los de un servidor. Snif, snif…

Francino

Los Francino de toda la vidaApellido FrancinoEn nuestro país hay tan solo “94 personas censadas con el apellido Francino” y “aproximadamente 102 personas” que lo llevan”, con lo que se trata de “el 22021º apellido más frecuente en España”. Así es imposible no triunfar.

Pero a mi admirado Carles le surge otro problemilla distinto. Aunque, al menos, por acentuar la parte positiva, todo queda en casa. Se trata de su hijo homónimo, al que un negro día, quiero imaginar, no tuvo más remedio que contestar con un “hijo, por favor, no me hundas” a su sincero “papá, quiero ser artista” . Y es que ahora tiene que compartir con él su parcela de relevancia en las búsquedas de Google y Google Images. ¿Qué sentirá el director de Hoy por Hoy? ¿Orgullo paterno o envidia de las que corroen?

Losantos

Apellido LosantosSu firma no es tan extraordinariamente rara como la del locutor de la SER, pero dado que el director de La Mañana no tiene descendencia rebelde con la que competir, su puesto de “8319º apellido más frecuente en España” tampoco está nada mal. En España, sólo “395 personas censadas” llevan en su DNI el apellido Losantos, “y aproximadamente 432 personas” llevan en total el apellido.

Si encima eres capaz de fidelizar a toda una parroquia – nunca mejor dicho – de oyentes fieles que te siguen hagas lo que hagas y vayas donde vayas. A sus seguidores les da igual el grupo Antena 3 que la COPE, las columnas de El Mundo, Libertad Digital o Punto Radio, donde la rumorología sitúa su futuro si no renueva por la cadena de los obispos. Para bien o para mal, Losantos is different, y ese es uno de los peldaños más sólidos – y más difíciles de cimentar – de la escalera al éxito.

Del Olmo

Apellido Del Olmo“En España hay 7.033 personas censadas con el apellido Del Olmo y aproximadamente 7.692 personas que llevan este apellido, con lo que Del Olmo es el 736º appelido más frecuente en España”.

Touché. Este ya es un poquito más corriente, así que aún queda un rayo de esperanza para los que arrastramos la losa de una onomástica sin salero. Si el maestro don Luis ha conseguido saborear las mieles del éxito, al menos ya sabemos que no es imposible. Díficil sí, y mucho. Duro también, y de coj…s. Pero no imposible. Ya me voy animando un poco.

Lucas

Apellido LucasAdemás del locutor de Radio Nacional y el conocido pato de la Warner, son “20.389 personas censadasy en total “aproximadamente 22.301 personas” las que fueron designadas por sus padres con este apellido. Empiezo a pensar que mi premisa inicial estaba equivocada. Lucas es “el 250º apellido más frecuente en España”, todavía lejos de mis 10º y 37º, pero menos da una piedra. A lo mejor se puede triunfar con una firma mediocre.

¡Es que se llama igual que el pato! Prueba a buscar “Lucas” a secas en Google Images. Te encontrarás con el repelente personaje de Los hombres de Paco, con el desafinante cantante de flamenco y con el puñetero palmípedo, ¡pero ni rastro de Juan Ramón!. Pobriño.

Herrera

Apellido HerreraEl colmo de la banalidad, el adalid de los apelativos insustanciales, lo tiene el conductor de las mañanas de Onda Cero. Al menos hasta que alguien de los García, los González o los Fernández de toda la vida le arrebate heroicamente el liderazgo. Y si no contamos con el todavía joven y siempre prometedor Toni Garrido, que sitúa su apellido como el 42º más frecuente del reino ibérico. En cualquier caso, con el 2º apellido más frecuente entre los que empiezan por la letra “H” y el 58º en el total de los apellidos de España, Herrera se convierte, junto con el director de Asuntos Propios, en uno de los principales ejemplos a seguir para los malnombrados.

Entre sus logros en materia de diferenciación nominal cabe destacar que, salvando el hándicap, copa las primeras posiciones en Google para una búsqueda con las palabras “Carlos Herrera”, y aparece en una digna tercera plaza si se intruduce sólo “Herrera”, a pesar de que un bello municipio sevillano trata de interponerse en su camino.

——————–

Conclusión:

Volviendo al ya citado refranero, la esperanza nunca se pierde y torres más altas han caído, así que uno no se despoja del todo de la ilusión de abrir un huequecito en el mundo de los medios de comunicación y hacer valer su firma a pesar de la escasa originalidad de sus apellidos. Un seudónimo sería de cobardes. Mantenerlo tal como figura en el registro, de tontos. Alea Jacta Est. Ahora sólo me queda poner todo mi empeño en hacer de “David G. Ortiz” un sello de calidad con auténtica denominación de origen.

¿Y tú? ¿Tienes unos apellidos demasiado simplones o eres un afortunado como Francino y Losantos?

Sixth SenseNuestra vida está muy cerca de cambiar, en todos los aspectos, gracias a un pequeño producto – todavía un sueño, en fases muy tempranas de su desarrollo, pero de sueños también se vive – que ha sido desarrollado por un estudiante del Fluid Interfaces Lab del MIT, Pronav Mistry y presentado en sociedad por Pattie Maes. La pregunta es, ¿te desharías te tus viejos y anticuados cinco sentidos por un paquete tecnológicamente perfecto de seis sentidos (Sixth Sense es el nombre del gadget) que facilitarán e informatizaran tu vida diaria? ¿Estarías dispuesto a cambiarlo todo, desde tu forma de leer el periódico hasta tu manera de hacer la compra, por un aparatito con apariencia de haber salido de los sueños más futuristas de un osado director de Hollywood? Y, lo que es todavía más importante, ¿llevarías ese armatoste colgado de tu cuello, a riesgo de desarrollar joroba o una desviación de tu columna vertebral, si gracias a él puedes reducir tu esfuerzo al mínimo e incluso catalogar a las personas que te rodean?

Quién sabe. Hasta hace relativamente poco nadie hubiera dicho que llevaría Internet, la cámara de fotos y la videoconsola en el bolsillo. Tal vez dentro de un tiempo nuestros dedos se conviertan en auténticos ratones de un ordenador gigante – que será cada vez menos gigante, según pasen los años – que monitorizará desde la pechera todas nuestras actividades diarias. ¿Y si lo consiguieran integrar en tu chaqueta, o en tu camiseta? ¿Y si lo fabricaran en un modelo absolutamente plano? Y si…

La tecnología avanza y nosotros no hacemos más que correr detrás de ella, perdiendo facultades – o ganándolas, según el punto de vista –  en favor de las máquinas. La última pregunta y ya no os aburro más: ¿acabaremos cargándonos la civilización y siendo un atajo de descerebrados obesos, atados a una silla voladora e incapaces de desarrollar por nosotros mismos las habilidades más básicas, como los humanos de Wall-E?

Ya me callo. Presten atención a este video, que es mucho más interesante que lo que yo tenga que decir:

Vodpod videos no longer available.

César VidalAyer, día 11 de marzo, dos de los locutores estrella de la COPE, Federico Jiménez Losantos y César Vidal, presentaban en un acto presidido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, un nuevo libro conjunto. Como no podía ser de otro modo, Libertad Digital afirma que “no cabía ni un alfiler” (de hecho, “el aforo se ha quedado pequeño y han sido muchos los que no han podido sentarse”, aseguran) en el Centro hispano-ecuatoriano II de Madrid, donde ha tenido lugar la presentación del libro que, como la sección del programa radiofónico La Mañana de la que proviene, pretende ser una “Breve historia de España para inmigrantes, nuevos españoles y víctimas de la Logse”.

Pero como este blog habla de radioactividad y no sobre literatura (a pesar de ser otra de mis grandes pasiones), quien quiera conocer los detalles de la nueva obra que escuche este audio del programa La Linterna, que dirige y presenta Vidal. O este otro en el que su compañera Cristina Fernández Schlichting entrevista a Astérix y Obélix (como se conoce a Federico y César en ciertos ambientes de la Red y las ondas) en el programa La tarde con Cristina:

http://cope.ondemand.flumotion.com/cope/ondemand/transcod/audio/progarchivo_1235667448158347430.mp3″

Lo que si nos interesa mucho más es la breve entrevista que Losantos concedió a PRNoticias al final del evento, en la que capeó con mucha tranquilidad, escurriendo deliberadamente el bulto, el interrogatorio del reportero acerca de su futuro profesional:

El siguiente extracto recoge la transcripción de lo más relevante que declaró Losantos desde el punto de vista de su futuro en las ondas:

PREGUNTA: ¿Cuál es tu futuro en la COPE más inmediato?

No tengo ni la más remota idea. César y yo terminamos ahora en junio, si nos renuevan bien y sino también.

P: Pero me imagino que las conversaciones para alguna renovación irán con un tiempo más largo, ¿no? No irán de un día para otro.

Federico Jiménez LosantosLa verdad, a mí me gustaría dejar esto hecho, en un sentido o en otro, antes de vacaciones, porque sino nos vamos a mayo. Y en mayo ya es una cosa invivible, con todas las quinielas, los aspirantes, las intrigas y tal. Parece mentira un asunto tan difícil la de novios que tiene.

P: ¿Y qué sensaciones tienes tú, así a bote pronto? Aunque sé que no sabes nada…

No, no, es que no lo sé. Si te dijerá que lo sé posaría por que sé mucho, pero sería incierto. Nunca sabes, ¡eh!. O sea, la COPE está muy bien, pero yo tanto si sigo como si no sigo… En la COPE hemos pasado unos años excelentes, hemos aguantado carros y carretas y yo estoy muy satisfecho de lo que hemos hecho hasta ahora. ¿Qué seguimos? Bien. ¿Qué no seguimos? Pues también.

P: Si no sigue, ¿dónde se puede ir a trabajar Federico Jiménez Losantos?

Pues eso ya lo veríamos. Eso si que no te lo puedo decir porque, claro, como no tenemos despejada la primera incógnita no podemos pasar a la segunda.

Es decir, que lo único que Losantos puede decir acerca de su futuro en las ondas es que, como Sócrates, sólo sabe que no sabe nada. Así que de momento no tenemos otra cosa que rumores. Como los que alentaba el diario digital Hispanidad el pasado 3 de marzo, acerca de la posible sucesión del locutor turolense. Según esta fuente, el director de La Mañana estaría exigiendo a la COPE un contrato de dos años (de 2009 a 2011), y de no llegar a un acuerdo antes de Semana Santa abandonará la cadena para incorporarse a Punto Radio, desde donde podría hacerles la competencia en la franja horaria matinal, ahora que la jubilación de Luis del Olmo parece inminente.

Caricatura de LosantosPero precisamente el leonés es el mayor obstáculo para que el rocambolesco fichaje de Losantos se produzca, pues de varias emisoras locales de su propiedad depende que la cadena de Vocento pueda emitir en comunidades autónomas como Cataluña (donde lo hace a través de Onda Rambla). Y Del Olmo ha declarado que no venderá sus emisoras a los Luca de Tena si han de servir de altavoz al “talibán de sacristía”. Así que más le vale a Federico que el apoyo de su gran amigo Pedro J. Ramírez, desde las páginas de El Mundo y las ondas de Radio Marca, sea suficiente para asegurar el relanzamiento de su carrera cuando finalice su contrato con la radio de los obispos.

Por su parte, de nuevo según Hispanidad, la Conferencia Episcopal ya está buscando un posible reemplazo para su hasta ahora locutor estrella. El nombre que suena con mayor fuerza es el de Ignacio Villa, actual director de informativos de la COPE, aunque también se ha especulado con Antonio Jiménez (de Intereconomía) y José Javier Esparza, conductor del programa nocturno La estrella polar.