Periodismo en red


Denken ÜberDenken Über:

Se trata del blog de Mariano Amartino, fundador y director de la consultora Überbin I/A, en el que se habla entre otras cosas de internet, web 2.0, redes sociales… Comenzó a publicare en 2001 y pertenece desde ese mismo año a Blogdir.com y Weblogs.com.ar, la comunidad de weblogs argentinos en español. Ciertamente, no es un blog para todos los públicos, sino más bien un blog especializado. Se requieren ciertos conocimientos de nuevas tecnologías y actualidad de la Red para seguir los posts.Enrique Dans

Enrique Dans:

En España, pocos conocedores de la Red dudan que Enrique Dans es el “gurú de gurús” de internet (en el ámbito hispanohablante Eduardo Arcos le hace la competencia), pero esto no tiene que ser necesariamente bueno: a menudo, el término “gurú” adquiere connotaciones de altivez, prepotencia y sabelotodísmo. No me corresponde a mi juzgar si es ese el caso de Edans, me limito a presentar los indicios: utilización constante de tecnicismos (megabanners, clickthrough, pop-up, etc.), llevar la diversidad temática ad infínitum para dar la imagen de que se dominan todos los temas, etc. Lo que sí parece evidente es que este profesor del Instituto de Empresa gusta de presentarse como adalid de los “sin voz” y abogado de causas justas. Su última cruzada: la defensa del P2P.

233Grados:

233gradosMedida en centígrados, puede ser la temperatura a la que arde el papel o simplemente la declaración de intenciones con la que el grupo DixiMedia salió a la Red el martes 17 de junio de 2008. Se trataba entonces de un blog de apoyo, para generar buzz en torno al nuevo diario digital con el que el grupo pensaba revolucionar el panorama mediático español. A día de hoy, dicho medio ya ha visto la luz y la bitácora sigue su andadura en solitario, haciéndose eco de las últimas noticias sobre comunicación, internet y tecnologías. Entre los principales atractivos del blog se encuentran Entrebits (una sección de entrevistas con profesionales de la comunicación) y M(r)gentes (lo mismo, pero con emprendedores del mundo digital)

Anuncios

Sobre el futuro del periodismo se ha dicho de todo. Se ha compuesto un musical, se han escrito sesudas reflexiones, se han elaborado decálogos, se ha debatido en congresos… En fin, que ya se cuentan por cientos las propuestas, más o menos afortunadas, para refundar un modelo anticuado cuya inviabilidad las cifras (tanto de rentabilidad como de audiencias), enfrascadas en una dinámica de caída libre, se han encargado de demostrar. Sin la necesaria renovación, el futuro de los medios pinta muy negro, o en escala de grises, según la peculiar visión de cada analista. Pero, está claro, en esto sí que se ponen de acuerdo, que el futuro pasa por el cambio, por la transformación radical de lo que conocemos hasta ahora: una verdadera revolución.

En lo que a mí respecta (mi visión es buena, sobrevivo sin gafas, pero no es profética) son dos los principales frentes en los que debe darse dicha revolución: el aspecto y los contenidos.

  1. El aspecto:

    Los aires de cambio llevan ya largo tiempo acariciando a los medios en lo que respecta a la apariencia externa. La prensa escrita ha visto nacer un nuevo look (el ‘viewspaper’) que bebe hasta la saciedad de los manantiales de la Red. El nuevo mantra es la navegación, la doble lectura. Sabemos que el lector nacido al calor de las tecnologías no profundiza en las páginas, las escanea. ¿Por qué negarnos a aceptarlo en lugar de darle lo que pide? Eso es lo que tratan de hacer los viewspaper, a través de más y mejores despieces, fotografías impactantes, identificación de las secciones y subsecciones por colores y, sobre todo, infografía. Pero no es suficiente. Todavía se parece demasiado al pasado como para triunfar en el presente.
    Varias son las alternativas si el papel quiere sobrevivir en el nuevo ecosistema mediático. El problema es que en su mayoría parecen sacadas de la ciencia ficción. Por ejemplo:

    • E-Ink: ¿y si las fotos del diario en papel se cambiaran por galerías y vídeos? ¿y si un sencillo y diminuto chip nos ofreciese la contextualización y la actualización que el diario tradicional no puede? De momento, la tecnología necesaria para hacerlo está en pañales, pero ya se han hecho interesantes experimentos aplicados al ámbito de la publicidad. Más que recursos, lo que falta es voluntad. De hecho, ya contamos con un gadget capaz de andar los primeros pasos: su nombre es Kindle. ¿Tendremos algún día entre las manos un periódico como el que imagina Microsoft?
    • Vodpod videos no longer available.
    • Printernet: el diario ‘a la carta’ no es una posibilidad ceñida a la pantalla de un ordenador. Imagina que fuera posible seleccionar vía Internet, antes de salir de tu casa, los contenidos del periódico que vas a adquirir en el kiosco (o en la reprografía, vete tú a saber) de enfrente. ¿No sería esto un aliciente capaz de tumbar la sensación de estar leyendo las noticias de ayer? Lo sé, la inversión en tecnología y maquinaria sería carísima y se seguirían matando los mismos árboles. Pero una idea es una idea y, a falta de un consenso claro, lo más sensato es escucharlas todas.
  2. Los contenidos:

    Es frecuente oir, cuando se discute del futuro de la prensa, afirmaciones como estas:

    • El papel tiene que convertirse en un espacio para el interpretación y el análisis, para la profundización, para los reportajes. Si ya lo decía Álex Grijelmo en 2005… La Red ya ofrece la actualidad inmediata, ¿por qué intentar competir con ella precisamente dónde es más poderosa?
    • La gente ya no quiere leer el diario entre semana. El futuro de la prensa es desaparecer. Sólo se salvarán los dominicales (precisamente porque tienden a lo expuesto en el punto anterior). ¿Están seguros? Tengan en cuenta que la inversión publicitaria en la Red ya supera la del periódico de los domingos
    • Los lectores se han malacostumbrado. Piensan que la información es un bien gratuito, sin valor, pura commodity. Lo que tenemos que ofrecérles es precisamente eso. Sólo se salvará la prensa gratuita.

Sin ir más lejos, podemos encontrar este punto de vista en el video presentación del nuevo diario digital de Mario Tascón, Lainformación.com, cuya filosofía pasa por dejar atrás la prensa de papel. Quemando periódicos si es necesario. Si es que no se están quemando ellos solitos

Vodpod videos no longer available.

El caso es que ninguno de estos argumentos me parece revolucionario. A mi juicio, sólo son parches para aguantar el tirón, para alargar la agonía unos cuantos años. Nada sustancial. No pongo en duda que se deban (o no) aplicar estas medidas. Lo que pongo en duda es su éxito si no se acompañan de la revolución tecnología a la que me he referido en el punto anterior. El problema no es el contenido (a menudo tenemos exactamente el mismo en la prensa digital), sino los formatos (la gente se ha acostumbrado al video y los sonidos. ¡Y les gusta!) y las posibilidades de personalización. Por eso no me parece tan descabellada la idea de avanzar hacia un periódico tecnológicamente avanzado (como el que anticipa la tinta electrónica) y diseñado “a la carta” (como el que ofrece Printernet). Ahora sólo hay que buscar la manera de hacerlo rentable. Pero eso no me corresponde a mí. Ya he dicho que esto no es un blog de finanzas.

Así que, una vez expuestas las que a mi juicio son las bases del cambio, sólo me queda desearles suerte a los encargados de afrontarlo. La van a necesitar.

Ponencia "Después del iPhone"En los pasillos del X Congreso de Periodismo Digital de Huesca, la compañera periodista, bloguera, tuitera y miembro de Sin Futuro, Mari Trini Giner, descubría para Ágora News los puntos de vista del Director de Internet y Servicios Interactivos del grupo COPE, Francisco Portela, acerca del presente y futuro del medio radiofónico tras la llegada de internet. Lo hace después de su intervención en la ponencia “Después del iPhone” (que de antemano habían anunciado a bombo y platillo), en la que explicó las novedades de la web de la cadena:

http://files.ivoox.com/ffmpeg/ffmpegScripts/processed/0/2/0/intervencion-francisco-portela-cope-es52020.mp3″

Vean, si les parece, el video y después lo comentamos:

Vodpod videos no longer available.

Como me gusta ser meticuloso, vamos a analizarlo desde el principio:

La radio es la radio, con independencia del soporte a través del cual salga. Empezó saliendo la radio de galena, luego funcionó durante mucho tiempo la onda corta y lo que tenemos actualmente es la onda media, la frecuencia modulada y, desde hace muy poquito tiempo, se ha incorporado también la radio por streaming. Y el producto también va evolucionando con independencia de cuál sea el soporte.

Una afirmación con la que podría estar perfectamente de acuerdo si no tuviera truco, es decir, si no escondiera bajo estos aires de evolución y democratización (increíble lo mucho que se ha popularizado este término en la web 2.0, a pesar de que en muchos sentidos fomenta el mismo oligopolio de siempre) de la industria radiofónica. ¿Querés saber qué carta guardan bajo la manga? Sigamos escuchando al señor Portela:

¿La radio peligra por Internet? No. Simplemente Internet lo que hace es que se pueda emitir la radio con mucha mejor calidad y haciendo el mismo soporte que estamos haciendo ya en onda media, que cada vez tiende a menos, y sobre todo en FM. Pero la radio en Internet va a contribuir a que el producto radio siga, y siga durante mucho tiempo.

Perpetuación, esa es la clave. Seguir haciendo de por vida el mismo producto de siempre, pero ataviado con atuendos distitos según dicte la moda. Qué pena que nadie se atreva a decirle al emperador que en realidad anda desnudo. De poco sirve aceptar – que no encabezar – una revolución en soportes y formatos si no se da el mismo tratamiento al contenido, es decir, si no se renuevan los programas – y en algunos casos los locutores – para dar paso a una nueva concepción del medio radiofónico. El paso de las ondas a los bits no puede ser sólo una mudanza, tiene que ser también una vuelta de tuerca en la manera de entender y producir la radio. De lo contrario, acabaremos por descubrir que, siguiendo con la metáfora de la vestimenta (tan de moda en la prensa por el caso Camps), que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y sería una verdadera lástima.

Portela para Agora NewsVamos a seguir escuchando, a ver si encontramos, con la ayuda – o sin ella – de Portela, cuáles deberían ser los primeros pasos de la auténtica revolución de la radio:

“Los podcast o la radio a la carta es una oferta que existe ahora que no existía antes. Tú antes te perdías un programa de radio y decías ‘qué pena’. Ahora te pierdes un programa de radio y dices ‘voy a la web, o voy a cualquier dispositivo móvil que tenga, porque voy a poder recuperar esos contenidos’. Además, también es una forma para que nuestros propios contenidos, los contenidos que hacemos en la radio, no se pierdan, no queden etéreos. Muchas veces, muchos redactores se quejan y dicen ‘joder, es que he estado toda una mañana trabajando para diez minutos que dura mi informativo local’. Pues de esta manera perdura mucho más, la cobertura es mayor, la disponibilidad de ese producto es mayor. ¿Cuándo? Cuando el usuario quiera recuperarlo.”

De nuevo una retórica resplandeciente que esconde unas intenciones infinitamente menos brillantes. ¿Qué es lo importante? ¿Tratar de capturar con los mismos contenidos de siempre a una audiencia cada vez menos propensa a sintonizar la radio u ofrecer a los oyentes una alternativa moderna con la que pueda sentirse identificada? Lo ideal Ipod Nano Podcastsería lo segundo, la cruda realidad es lo primero. Escuece, duele, inflinge una inmensa herida en lo más profundo del orgullo de los mangantes de la radio ver cómo sus retransmisiones, cada vez más rápidamente, se pierden en el instante en el que fueron emitidas. Es comprensible. Lo que no es tan fácil de justificar es la respuesta que se da a esta dinámica imparable.

¿Por qué en lugar de aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para perpetuar un producto anticuado no se procede de una vez a una profunda renovación? ¿Miedo? ¿Pereza ¿Ego? En cualquier caso, nada que ver con un interés real por el usuario, como lo quieren disfrazar. Que el editorial mañanero de Losantos se encuentre disponible en la Red no es un podcast ni por asomo. Como mucho se trata de una grabación enlatada, de un producto radiofónico “en conserva”, listo para ser consumido – y, por lo tanto, rescatado del olvido – en cualquier momento y lugar. Pero de podcast ni hablar, señor Portela, son géneros completamente diferentes.

PodcastEl podcast es una producción elaborada por y para internet, con las peculiaridades y distinciones que ello conlleva respecto a la emisión en onda media. Entre otras muchas cosas, la participación del oyente es radicalmente distinta. Si en un programa de radio convencional se ofrece – o debería ofrecerse, que esa es otra – la posibilidad de que la audiencia entre en antena en riguroso directo, en un podcast las posibilidades se amplían considerablemente. Los seguidores deben disponer de vías alternativas de expresión que la grabación de la tertulia de La Mañana que cuelga la COPE en su portal no hace posibles. ¿De qué le sirve al usuario comentar si su locutor favorito ni siquiera va a saberlo y en la siguiente edición del programa no se va a hacer Ponencia "Después del iPhone"referencia alguna a sus palabras? El auténtico podcasting debe dar cabida a la réplica, al debate ciudadano, al contraste de pareceres. Se trata de bajar del púlpito desde el que hasta ahora se impartía doctrina para discutir cara a cara con el resto, porque en eso consiste la democratización derivada del uso de internet.

¿Preocupan estas cuestiones a la COPE? Me temo que no. De las declaraciones de Portela se deriva que el interés está centrado, como ya he dicho, en perpetuarse a costa de las nuevas tecnologías:

Nos ocupamos de tratar de poner en valor todos los contenidos que ya estamos haciendo en nuestros productos de radio – o nuestros productos de tele en Popular TV – en nuestros portales web de Internet. Esos portales web y todos los dispositivos móviles con conexión a internet o a 3G – como son las aplicaciones de Iphone que también hemos creado – permiten que no sólo podamos conectar con la emisora de radio local, como nos permitiría la onda media y la FM. Es decir, que si yo estoy en Huesca sólo me podré conectar con COPE Huesca y, con un poquito de suerte, a lo mejor con COPE Zaragoza, pero no más. Sin embargo yo, con mi Iphone o con cualquier conexión de Internet, puedo estar en Huesca y estar escuchando COPE Jerez, Toledo, Lugo o Barcelona.

Una vez más la misión es detener la hemorragia de oyentes, salir del coma en que internet ha sumido los modelos de radio más anticuados. Nada que ver con renovarse, se trata de pura cosmética. La COPE, como muchas otras cadenas, se ha sometido a un necesario lifting para seguir resultando atractiva. Pero eso no resulta suficiente para los amantes exigentes, los que sabemos que la belleza de la radio está en el interior. Y el alma del medio, los contenidos que ofrece, no ha cambiado un ápice, ni parece dispuesta a intentarlo. Como la sociedad se aleja cada vez más rápido, la industria radiofónica se ve obligada a perseguirla, a correr detrás de ella. Es una cuestión de supervivencia, no una auténtica visión de futuro.

Toni Garrido, Asuntos PropiosNo obstante, como radioactivo de pro, me niego a sostener una visión catastrofista. Las redacciones – y la blogosfera – están comenzando a dar cabida a gente joven, y no necesariamente me refiero a la edad: la juventud se lleva en la sangre, no en el DNI. Profesionales como Toni Garrido que han sabido dar a sus programas la vuelta de tuerca necesaria para conquistar sin artificios al oyente del S.XXI. El éxito de Asuntos Propios no es fruto de la casualidad. Es el producto de una filosofía de trabajo honesta, moderna e innovadora, que apuesta por el futuro sin dejarse llevar por la nostalgia y el recuerdo de las glorias pasadas. Permitidme, no obstante, que el merecido homenaje a sus esfuerzos lo posponga para otro post. Creo que merecen un espacio exclusivo para analizar las que, en mi modesta opinión, son las claves de la triunfadora propuesta de las tardes de Radio Nacional de España.

Por el momento, baste con manifestar que el suyo es el modelo de radio que más se acerca a lo que debería ser el medio en tiempos de internet. Disculpadme, no puedo evitar concluir gritando a viva voz: ¡Larga vida a Asuntos Propios! ¡Viva la radio del futuro que se emite en el presente!

Sixth SenseNuestra vida está muy cerca de cambiar, en todos los aspectos, gracias a un pequeño producto – todavía un sueño, en fases muy tempranas de su desarrollo, pero de sueños también se vive – que ha sido desarrollado por un estudiante del Fluid Interfaces Lab del MIT, Pronav Mistry y presentado en sociedad por Pattie Maes. La pregunta es, ¿te desharías te tus viejos y anticuados cinco sentidos por un paquete tecnológicamente perfecto de seis sentidos (Sixth Sense es el nombre del gadget) que facilitarán e informatizaran tu vida diaria? ¿Estarías dispuesto a cambiarlo todo, desde tu forma de leer el periódico hasta tu manera de hacer la compra, por un aparatito con apariencia de haber salido de los sueños más futuristas de un osado director de Hollywood? Y, lo que es todavía más importante, ¿llevarías ese armatoste colgado de tu cuello, a riesgo de desarrollar joroba o una desviación de tu columna vertebral, si gracias a él puedes reducir tu esfuerzo al mínimo e incluso catalogar a las personas que te rodean?

Quién sabe. Hasta hace relativamente poco nadie hubiera dicho que llevaría Internet, la cámara de fotos y la videoconsola en el bolsillo. Tal vez dentro de un tiempo nuestros dedos se conviertan en auténticos ratones de un ordenador gigante – que será cada vez menos gigante, según pasen los años – que monitorizará desde la pechera todas nuestras actividades diarias. ¿Y si lo consiguieran integrar en tu chaqueta, o en tu camiseta? ¿Y si lo fabricaran en un modelo absolutamente plano? Y si…

La tecnología avanza y nosotros no hacemos más que correr detrás de ella, perdiendo facultades – o ganándolas, según el punto de vista –  en favor de las máquinas. La última pregunta y ya no os aburro más: ¿acabaremos cargándonos la civilización y siendo un atajo de descerebrados obesos, atados a una silla voladora e incapaces de desarrollar por nosotros mismos las habilidades más básicas, como los humanos de Wall-E?

Ya me callo. Presten atención a este video, que es mucho más interesante que lo que yo tenga que decir:

Vodpod videos no longer available.

InteractividadSi en algo destaca Internet por encima de cualquiera de los medios de comunicación convencionales es por la interactividad, la capacidad que otorga al usuario para decidir cómo quiere que le llegue la información y para participar en su proceso de creación y hacer públicos sus puntos de vista al respecto dentro en el gran foro de debate y discusión que los blogs, los chats, los comentarios y un sinfín de herramientas más convierten en una realidad.

Modelo de comunicación con interactividadPero es que, además, no sólo el usuario se beneficia, sino que también lo hacen los medios, las fuentes de la información y, en definitiva, las empresas que vuelcan parte de sus esfuerzos y su actividad en Internet. Para empezar, alcanzan tras largos años de espera y de echarlo de menos, el tan anhelado feedback del que hablaban los grandes teóricos de la comunicación. Y, por si esto fuera poco, se encuentran de repente con una valiosísima herramienta para realizar – no siempre con la transparencia debida – estudios de mercado, análisis de las audiencias y, en definitiva, corregir y amoldar su modelo de negocio a las expectativas y deseos de su target. Todo un chollo, tanto para unos como para los otros.

Por su representatividad, vamos a analizar cómo esta interactividad es aplicada actualmente en tres plataformas bien distintas: un portal de contenidos (Terra), una red de marcación social (Menéame) y un diario nativo digital (Soitu). Creemos que es una manera muy adecuada de extraer conclusiones más globales, aplicables a un gran espectro de webs dedicadas a la información, independientemente de sus peculiaridades intrínsecas.

TERRA.ES:

La marca online del grupo Telefónica tiene como principal objetivo y función proporcionar contenidos y servicios diversos a los internautas. Por lo tanto, su tratamiento de la información tiene un enfoque práctico, completamente orientado al usuario, al mismo nivel que los callejeros, traductores, páginas amarillas y demás herramientas que pone a nuestra disposición en su portal. Es decir, la información que produce Terra no es un bien en sí mismo, sino que lo es en la medida que tenga una utilidad para el usuario. Y alcanzar el mayor grado de utilidad posible pasa por permitir que los visitantes se expresen, participen y, en definitiva, tengan poder de decisión sobre cómo quieren recibir esa información. Y eso es algo que, evidentemente, no puede hacerse sin otorgar el debido peso a la interactividad por medio de:

  1. Blogs TerraBlogs: El portal presenta la posibilidad de que el usuario cree y mantenga sus propios blogs, que se organizan en 17 categorías temáticas diferentes (cine, música, etc.). A través de esta comunidad de blogs, aunque el diseño sea de una simpleza tal vez excesiva y las posibilidades de personalización escasas respecto a plataformas profesionales como WordPress, al menos se da cabida la generación horizontal de contenidos y se abre un foro de opinión para los internautas.
  2. Terra chatsChats: Para habilitar la interactividad entre usuarios, y no ya con el propio medio, la web de Terra dispone de un servicio de chats temáticos, en los que a menudo cuenta con la presencia virtual de personajes famosos (los últimos Ismael Serrano, Mónica Molina, Víctor Seara, etc.). El servicio se organiza en salas en función de los intereses de los usuarios (actualidad, cine, coches, etc.) y a menudo se planifican temas de conversación con antelación, como se puede ver enla captura anexa.
  3. Terra forosForos: Otra herramienta de Terra para favorecer la interactividad entre los usuarios son los foros, útiles por su asincronía (un usuario deja su mensaje en cualquier momento y puede ser contestado por los demás a lo largo del tiempo, sin necesidad de que ambos estén conectados de manera simultáea), que los diferencia de los chats – sincrónicos – y hace indispensable la presencia de ambos en la web. Una vez más, la división se realiza en función de categorías temáticas predefinidas, entre las cuales se observan grandes diferencias de aceptación: mientras que actualidad, por ejemplo, cuenta con 494.928 mensajes, secciones menos populares como motos albergan sólo 225.
  4. Terra PixboxPixbox: Se trata de un servicio de compra y descarga de contenidos multimedia (música, películas y series de TV), gestionado por un software de reproducción propio que te invitan a descargar de manera gratuita. Podemos considerar este servicio una herramienta de interactividad con la información, ya que permite al usuario elegir qué contenidos – previo pago – recibirá en su ordenador. Aunque, ciertamente, palidece en comparación con las grandes plataformas gratuitas de reproducción y descarga de música (Spotify, Skreemr, SeeqPod, etc) y video (MoviesPlanet, TVShack, Hulu, NinjaVideo, etc.) La experiencia confirma que los internautas agradecen la gratuidad.
  5. Otras formas de interactividad con el emisor: La suscripción a los canales RSS (por secciones), la cuenta oficial de Terra en Twitter, los comentarios en las noticias, la posibilidad de compartir sus favoritas en Delicious, Menéame, Digg o Technorati (por medio de botones al final de cada artículo), son algunas de las posibilidades de interacción con el emisor que Terra ofrece a sus usuarios.

Nada que no hayamos visto ya en otros sitos de servicios y noticias, por lo que, a pesar de sus constantes esfuerzos, como en las demás facetas de la interactividad, no se puede decir que Terra sea una empresa innovadora en la vanguardia de la creatividad en la Red.

MENÉAME:

MenéamePor la misma esencia de su función, similar a la de otras aplicaciones extranjeras como Digg, pero con código abierto, Menéame es una web interactiva de principio a fin. Sus trabajadores, de hecho, no generan contenidos originales, sino que corresponde a los usuarios la tarea de señalar a los demás los artículos, vídeos y curiosidades más interesantes que encuentran en sus andanzas por la Red, para que estos los popularicen con sus “meneos” o los ignoren y condenen al abismo de la invisibilidad en Internet. Mucho se ha hablado de la presunta parcialidad ideológia de esta red de marcación social, pero lo cierto es que su éxito a nivel de usuarios y su velocidad a la hora de apuntar hacia lo más destacado es incontestable.

50 meneos¿Cómo funciona su interactividad? Es muy sencillo. En primer lugar, ya sea desde los botones destinados a ello en otras webs o desde el apartado “enviar noticia” de la propia página de Menéame, un usuario previamente registrado puede compartir un contenido de Internet que le ha resultado interesante con los demás usuarios. Más tarde, estos podrán acceder a ella y valorarla (meneándola, comentando o votándola negativamente), contribuyendo a que ascienda o descienda posiciones en los ránkings – generales o por temática – de la web, y pueda llegar a formar parte de la “populares” del día, de la semana, del mes o del año. Y, finalmente, entre el juego el karma, un sistema de valoración de usuarios que trata de evitar el riesgo de astroturfing (utilización interesada por parte de empresas e instituciones que se hacen pasar por usuarios normales) propio de cualquier red social. Esto se consigue por medio de la participación activa, que favorece que los contenidos aportado por usuarios “con mucho karma” – es decir, con gran nivel de actividad en la web – tengan más posibilidades de llegar a portada.

SOITU.ES:

El más popular de los nativos digitales es también sin duda el más interactivo de los diarios digitales españoles. Al menos hasta el momento y si La Información no lo remedia. Son siempre los primeros en incorporar los avances de Internet al mundo de la información y por eso van a la cabeza de la innovación y merecen mención especial en cualquier estudio serio sobre la interactividad y la participación que pretenda realizarse.

SoituPor su abundancia, no vamos nada más que a mencionar y describir, muy brevemente y sin ánimo de ser exhaustivos, algunas de las principales herramientas que la web de Soitu ofrece para la interacción a sus usuarios:

  1. Widgets: es la innovación estrella del medio, que confecciona una buena cantidad de ellos (para las estaciones de esquí, para el tiempo, para la liga de fútbol…), sobre todo con motivo de ocasiones especiales (como las últimas elecciones generales, la Eurocopa 08 o las pasadas autonómicas gallegas y vascas). La interactividad que ofrece es del usuario con la información, ya que permite que este seleccione los datos que quiere conocer y pueda incluso llevarlos a su propio blog, web, perfil de una red social, etc. Aunque el hecho de que estén elaborados por miembros de la redacción y no permitan ser personalizados podría hacer dudar de su verdadero carácter interactivo, pero el código abierto que ofrecen a los usuarios para generar sus propios widgets lo desmiente.
  2. El Selector de noticias: al más puro estilo Menéame, Soitu recomienda a través de este servicio los contenidos más interesantes de los medios digitales y la blogosfera. Podría parecer que la ¿Se nos está pasando algo?interactividad se ve limitada por la participación de “selectores” profesionales (periodistas, bloggeros, colaboradores del medio, etc.), aunque no remunerados, que filtran la información que se recomienda. Pero esto no es del todo cierto, pues Soitu da la posibilidad a los lectores de que envíen sus propias recomendaciones a través del botón “¿Se nos está pasando algo?”, que se muestra en la barra lateral izquierda de la aplicación.el-selector-de-noticias
  3. Uno de los nuestros: es la forma que Soitu ofrece para que sus usuarios – previo registro, como es lógico – redacten y envíen sus propias informaciones, que pueden incluso llegar a la portada y ser remuneradas por el medio. Es más, ¡no es imposible que un ciudadano cualquiera acabe contratado si sus contenidos lo merecen!
  4. MET SoituEn cada artículo del diario se da la posibilidad de que el usuario pueda rectificar, compartir y guardar las informaciones que más le interesen.
  5. Suscripciones RSS, los perfiles oficiales del diario en Twitter y Facebook y un sinfín de herramientas más garantizan la interactividad del usuario con la información, permitiendo que reciba sólo aquella que le interesa y que la reciba en el lugar y el momento que más le convenga, sin necesidad de acudir a la web del medio.

Y estos cinco ejemplos no son más que una pequeña muestra de lo que Soitu ofrece en materia de interactividad. Y, además, es sólo el principio. Quién sabe lo que estarán tramando los chicos del MET para el futuro…

Después de habernos adentrado en los siempre pantanosos terrenos de la ucronía con el ya desfasado “Epic 2015” y de haber tanteado el presente y los retos futuro de la mano de “De Gutenberg a Gates”, creo que no podíamos dejar pasar la oportunidad de mostrar cómo imagina la mayor empresa tecnológica del mundo que serán nuestras vidas en 2019. ¿Tendrá Microsoft más fortuna que sus predecesores a la hora de vaticinar los cambios que se avecinan?

Vodpod videos no longer available.

Vía: Emol TV

Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro

Confucio

Me atrevo a decir que el devenir histórico del ser humano no es más que una sucesión de procesos revolucionarios que se repiten cíclicamente. Sólo que, como todas las trasformaciones drásticas, lo hace de manera gradual, progresiva, de tal forma que un mismo individuo jamás asiste a dos consecutivas y se debe resignar a recordar de la primera lo que sus antecesores le han confiado. Y, ya que somos seres olvidadizos, para facilitar este proceso de transmisión y no olvidar nunca la inmensa trascendencia de estos puntos de inflexión de nuestro pasado, tendemos a crear imágenes y símbolos que los representen de manera unívoca.

Paradigma de LasswellLa tradición del fenómeno comunicativo (ya saben, la trasmisión de mensajes de un emisor o fuente a un receptor o público a través de un canal o medio, según el paradigma de Lasswell) también está surcada de hitos simbólicos y fechas clave, desde que, allá por el año 105 d.C, Ts’ai Lun, un consejero de la China imperial, perfeccionó la técnica del papiro dando origen a la aparición del papel. Precisamente de dos de estos personajes clave y de dos de estos vuelcos en la manera de comunicar es de lo que trata el documental “De Gutenberg a Gates”, que nos lleva de la mano en un viaje por el pasado, el presente e incluso el futuro de un planeta Tierra colonizado por las nuevas tecnologías.

Vodpod videos no longer available.

Guía para aventureros: de Gutenberg a Gates

“Al principio fue el verbo”

Génesis, primer libro del Antiguo Testamento

gutenberg imprentaIgual que Johannes Gutenberg, con la invención de la imprenta en torno a 1943, dio un vuelco a la oscura noción del mundo heredada del medievo, la tecnología está ahora transformando radicalmente nuestra cultura. El estadounidense  Bill Gates, presidente de Microsoft y activista en pro de su estrategia de márketing los derechos de los desfavorecidos, es el más importante artífice de esta nueva revolución de la comunicación, fundamentalmente porque fue pionero en vaticinar y planificar su magnitud.

Si la imprenta significó un salto de oral a escrito, el PC deja anticuados los soportes analógicos e inaugura la era digital. Para su profeta, el susodicho Gates, se trata de “una nueva forma de aprender, de entretenerse o de hacer negocios” en la que la tecnología “elimina las barreras de espacio y tiempo” en aras de una interconexión inmediata y global. El mundo, como predecía McLuhan, se ha convertido en una aldea. Lo que hace más de cuarenta años afirmaba el gran teórico de la comunicación canadiense es en definitiva lo mismo que el creador de Windows y todos sus partenaires de la generación digital suscriben hoy en día: Bill Gates“Hoy, después de más de un siglo de tecnología eléctrica, nuestro sistema nervioso central se ha extendido a escala global, aboliendo tanto el espacio como el tiempo en lo que a nuestro planeta respecta”. Como apuntábamos al principio de este post, no hay nada cómo mirar al pasado para ser los precursores del futuro.

¿Estamos ante el comienzo de una nueva revolución?

El poder de GoogleSi echamos un vistazo al panorama actual de la comunicación, podemos detectar sin dificultad una serie de cambios lo suficientemente drásticos para afirmar que, en el futuro, se hablará de nuestro tiempo como una nueva era revolucionaria en el terreno de la comunicación. Aún es pronto para decidir dónde se sitúa la fecha clave: ¿en el nacimiento de Google? ¿en el de la prensa online? ¿en el de las redes sociales? Nuestra capacidad de predicción no alcanza para tanto.

Pero si podemos anticipar algunas de las claves de este cambio de paradigma comunicativo al que hacemos referencia. Sin ánimo de exhaustividad, algunas de ellas podrían ser:

  • La prensa escrita (la más directa heredera de Gutenberg) se encuentra sumida en gravísimas dificultades de financiación, debido sobre todo a la crisis económica y al éxodo de la publicidad hacia los soportes online. Así que los gurús y magnates del sector han pensado: a grandes males, grandes remedios.
  • Sólo la Red se salva de la quema de la inversión publicitaria, e incluso sale fortalecida de la misma.
  • Medios y redes sociales: si hubiera que señalar una única tendencia en internet en 2008 ésta sería probablemente la expansión masiva de las redes sociales, en especial, de las generalistas o no especializadas, como Facebook, My Space o Tuenti. Este formato de éxito, como ya ocurrió con el boom del vídeo o el de los blogs, no ha tardado en ser incorporado por los diarios digitales más activos, ya sea proyectando su marca hacia las redes sociales ya existentes (por ejemplo con una página o un grupo en Facebook, como en el caso de El País, Marca, El Mundo, 20 Minutos o Soitu) o creando espacios de comunidad o red social dentro de la propia web del medio (como en La Comunidad de El País, Vuestro ADN o Gente Qué!).
    Soitu Twitter
  • Microblogging: el más popular de estos sistemas de publicación, Twitter, se está extendiendo rápidamente entre la prensa digital (Adn.es, Elmundo.es, Elpais.com, Lavanguardia.es…) Lo utilizan sobre todo para el envío de titulares, la retransmisión en directo de acontecimientos (sin ir más lejos, Soitu retransmitió ayer en directo las elecciones vascas y gallegas desde la home de su web mediante Twitter, como se puede ver en la imagen) o lanzar preguntas y consultar temas a los usuarios.
  • Widgets: son pequeñas piezas de software (a menudo con código libre), que muestran contenidos actualizables y permiten la inserción en webs, blogs y perfiles personales en redes sociales por parte de los usuarios. Soitu.es fue el pionero con su widget de las últimas elecciones generales. El éxito de la idea les ha llevado a desarrollar nuevas aplicaciones dedicadas a temas como la previsión del tiempo, la liga de fútbol o el estado de las estaciones de esquí. El más reciente de todos ellos es el que ayer mismo sirvió a miles de internautas para conocer el minuto a minuto de las elecciones autonómicas gallegas y vascas. Por último, siguiendo acertadamente la estela de Soitu, El País ha incorporado también recientemente widgets entre sus servicios.
  • Dispositivos móviles: aunque despacio y tímidamente, ya se han empezado a dar pasos hacia la adecuada adaptación de las webs de los diarios digitales para ser visualizadas en dispositivos móviles de todo tipo, desde el popular Iphone hasta PDA’s, PSP’s, smartphones y blackberrys. Por ejemplo, ya podemos disfrutar desde cualquier parte de las webs de El País (que tiene versiones distintas para Iphone, PDA, PSP), El Mundo o Soitu.

Parece, por lo tanto, que el futuro de la comunicación pasa irremediablemente por Internet y que el objetivo número uno de los medios en los próximos años será llevar las noticias a los lectores sin que estos tengan que ir a buscarlas (a través de los widgets, las redes sociales, el microblogging) y en cualquier lugar en que se encuentren (gracias a las versiones de su web diseñadas para dispositivos móviles). Se trara de un cambio de paradigma más en el sector, que después de haberse mudado del papel al libro (con Gutenberg) y del libro a los ordenadores (con Gates) parece preparado para pasar de los ordenadores a Internet. Sólo falta encontrar un nuevo visionario que, como el alemán y el norteamericano, haga señalar en los anales de la historia la primera década del siglo XXI como la fecha de una nueva revolución en la forma de transmitir la información.

Página siguiente »