Mario Benedetti

Donde don Mario dijo

“te vi emerger por un hueco de niebla

y pasar a mi lado sin llamarme”

descubriré nostálgico la huella

que dejaron sus versos en mi carne.

Donde don Mario dijo

“rápido como el río ha transcurrido

pero ocurre que el río no envejece”

apreciaré la vida que aún se mece

después de fallecido, entre sus frases.

Donde don Mario dijo

“el olvido está lleno de memoria”

renacerá el recuerdo dolorido

de un inmortal que es parte de mi historia.

Donde don Mario dijo

“Esta ciudad es de mentira”

una verdad sonora está escondida:

que sin él, la ciudad, está marchita.

Donde don Mario dijo

“Juntos vivimos

sucumbimos juntos”

se leerá que al partir a un nuevo rumbo

me legó la pasión que compartimos.

Y, por fin, donde don Mario dijo

“porque tú siempre existes dondequiera

pero existes mejor donde te quiero”

en el futuro leeré mis sentimientos

hacia el poeta inmortal

que se ha hecho eterno.

“Quién hubiera dicho

que estos poemas de otros

iban a ser míos”.

“Quién hubiera dicho

que estos poemas míos

iban a ser

de otros”.

Anuncios