FirmaEn radio, como en cualquier otro medio, la firma del periodista es un0 de los valores intangibles de mayor importancia. Aquello de “por sus obras les conocerán” es cierto, pero requiere muchos años de credibilidad, de forjar la confianza con la audiencia, de esfuerzo y, porque no decirlo, de una copiosa ración de buena suerte. La clave está en la diferenciación: conseguir que tu trabajo sea distinguido por el público como único, como algo que ningún otro compañero podría haber hecho de la misma forma. Lo podría haber hecho mejor o peor, pero lo importante es dejar claro que lo hubiera hecho de manera radicalmente distinta. Se trata de poner el sello personal a todo lo que se publica o emite a lo largo de una trayectoria profesional.

Un claro hándicap a la hora de alcanzar la ansiada diferenciación es el nombre propio. Sí, ese que recibimos sin chistar en la pila baustismal – más bien en la oficina registro, pero ya sabéis que nuestro refranero es meapilas de nacimiento. El caso es que, a toda costa, un periodista debe procurar que su firma sea lo menos común posible, ya que, como demuestra la experiencia, es esta una de las claves de su éxito. Así que, amigo comunicador, si has sido castigado con una onomástica banal e irrelevante, ya te estás buscando un pseudónimo o una forma de embellecer tu apelativo antes de que sea demasiado tarde.

Firma digitalPara no herir ninguna sensibilidad, permitidme que me ponga a mí mismo como ejemplo. Mi nombre, como muchos ya sabéis, es David Gómez Ortiz. Sé lo que estaréis pensando: ¡vaya cruz!

No podría estar más de acuerdo con vosotros. Para empezar, pese a mis denodados esfuerzos, el Gran Tirano Hermano que todo lo indexa no me tiene en exclusiva entre sus favoritos. Cierto es que, a día de hoy, reserva a una entrada de mi antiguo blog el primero de sus resultados para la búsqueda de mi nombre completo, pero también es cierto que a partir de ahí desaparezco en un abismo de ilustres catedráticos de geografía y difuntos que en paz descansen, por no hablar de los atletas de élite, concertistas de piano, bateristas, agricultores zamoranos y potentorros con afán de protagonismo que comparten mi calvario patronímico si eliminamos de la fórmula el segundo apellido.

Por si todavía hay alguien que no me cree, vayamos a un análisis más pormenorizado:

Apellido GómezGómez

Según la red social de creación de árboles genealógicos Mi Parentela, “en España hay 487.583 personas censadas con el apellido Gómez” y “aproximadamente 533.321 personas” que lo llevan. Lo que significa que, por lo visto, estas cifras astronómicas convierten al mío en “el 10º apellido más frecuente en España”. Negro futuro me aguarda, al parecer. Veamos que pasa con el segundo.

Ortiz

Esto no pinta nada bien. En este ocasión, la web asegura que “en España hay 103.953 personas censadas con el apellido Ortiz” y “aproximadamente 113.704 personas” que lo llevan. Bastantes menos que Gómez, por suerte, pero todavía suficientes para que se alce con el dudoso mérito de ser “el 37º apellido más frecuente en España”.Y, por si esto era poco, uno de los tres más consultados en Mi Parentela.

Los más buscados

Algo habrá que hacer… De momento, espero que sea bastante con firmar como David G. Ortiz. De no ser así, amargos tragos me esperan en esto del periodismo. Especialmente en mi amada radio, donde los principales locutores se caracterizan por lo original de sus denominaciones. Aunque escueza, sería indigno no reconocer que sus apellidos suenan en antena infinitamente mejor que los de un servidor. Snif, snif…

Francino

Los Francino de toda la vidaApellido FrancinoEn nuestro país hay tan solo “94 personas censadas con el apellido Francino” y “aproximadamente 102 personas” que lo llevan”, con lo que se trata de “el 22021º apellido más frecuente en España”. Así es imposible no triunfar.

Pero a mi admirado Carles le surge otro problemilla distinto. Aunque, al menos, por acentuar la parte positiva, todo queda en casa. Se trata de su hijo homónimo, al que un negro día, quiero imaginar, no tuvo más remedio que contestar con un “hijo, por favor, no me hundas” a su sincero “papá, quiero ser artista” . Y es que ahora tiene que compartir con él su parcela de relevancia en las búsquedas de Google y Google Images. ¿Qué sentirá el director de Hoy por Hoy? ¿Orgullo paterno o envidia de las que corroen?

Losantos

Apellido LosantosSu firma no es tan extraordinariamente rara como la del locutor de la SER, pero dado que el director de La Mañana no tiene descendencia rebelde con la que competir, su puesto de “8319º apellido más frecuente en España” tampoco está nada mal. En España, sólo “395 personas censadas” llevan en su DNI el apellido Losantos, “y aproximadamente 432 personas” llevan en total el apellido.

Si encima eres capaz de fidelizar a toda una parroquia – nunca mejor dicho – de oyentes fieles que te siguen hagas lo que hagas y vayas donde vayas. A sus seguidores les da igual el grupo Antena 3 que la COPE, las columnas de El Mundo, Libertad Digital o Punto Radio, donde la rumorología sitúa su futuro si no renueva por la cadena de los obispos. Para bien o para mal, Losantos is different, y ese es uno de los peldaños más sólidos – y más difíciles de cimentar – de la escalera al éxito.

Del Olmo

Apellido Del Olmo“En España hay 7.033 personas censadas con el apellido Del Olmo y aproximadamente 7.692 personas que llevan este apellido, con lo que Del Olmo es el 736º appelido más frecuente en España”.

Touché. Este ya es un poquito más corriente, así que aún queda un rayo de esperanza para los que arrastramos la losa de una onomástica sin salero. Si el maestro don Luis ha conseguido saborear las mieles del éxito, al menos ya sabemos que no es imposible. Díficil sí, y mucho. Duro también, y de coj…s. Pero no imposible. Ya me voy animando un poco.

Lucas

Apellido LucasAdemás del locutor de Radio Nacional y el conocido pato de la Warner, son “20.389 personas censadasy en total “aproximadamente 22.301 personas” las que fueron designadas por sus padres con este apellido. Empiezo a pensar que mi premisa inicial estaba equivocada. Lucas es “el 250º apellido más frecuente en España”, todavía lejos de mis 10º y 37º, pero menos da una piedra. A lo mejor se puede triunfar con una firma mediocre.

¡Es que se llama igual que el pato! Prueba a buscar “Lucas” a secas en Google Images. Te encontrarás con el repelente personaje de Los hombres de Paco, con el desafinante cantante de flamenco y con el puñetero palmípedo, ¡pero ni rastro de Juan Ramón!. Pobriño.

Herrera

Apellido HerreraEl colmo de la banalidad, el adalid de los apelativos insustanciales, lo tiene el conductor de las mañanas de Onda Cero. Al menos hasta que alguien de los García, los González o los Fernández de toda la vida le arrebate heroicamente el liderazgo. Y si no contamos con el todavía joven y siempre prometedor Toni Garrido, que sitúa su apellido como el 42º más frecuente del reino ibérico. En cualquier caso, con el 2º apellido más frecuente entre los que empiezan por la letra “H” y el 58º en el total de los apellidos de España, Herrera se convierte, junto con el director de Asuntos Propios, en uno de los principales ejemplos a seguir para los malnombrados.

Entre sus logros en materia de diferenciación nominal cabe destacar que, salvando el hándicap, copa las primeras posiciones en Google para una búsqueda con las palabras “Carlos Herrera”, y aparece en una digna tercera plaza si se intruduce sólo “Herrera”, a pesar de que un bello municipio sevillano trata de interponerse en su camino.

——————–

Conclusión:

Volviendo al ya citado refranero, la esperanza nunca se pierde y torres más altas han caído, así que uno no se despoja del todo de la ilusión de abrir un huequecito en el mundo de los medios de comunicación y hacer valer su firma a pesar de la escasa originalidad de sus apellidos. Un seudónimo sería de cobardes. Mantenerlo tal como figura en el registro, de tontos. Alea Jacta Est. Ahora sólo me queda poner todo mi empeño en hacer de “David G. Ortiz” un sello de calidad con auténtica denominación de origen.

¿Y tú? ¿Tienes unos apellidos demasiado simplones o eres un afortunado como Francino y Losantos?

Anuncios