Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro

Confucio

Me atrevo a decir que el devenir histórico del ser humano no es más que una sucesión de procesos revolucionarios que se repiten cíclicamente. Sólo que, como todas las trasformaciones drásticas, lo hace de manera gradual, progresiva, de tal forma que un mismo individuo jamás asiste a dos consecutivas y se debe resignar a recordar de la primera lo que sus antecesores le han confiado. Y, ya que somos seres olvidadizos, para facilitar este proceso de transmisión y no olvidar nunca la inmensa trascendencia de estos puntos de inflexión de nuestro pasado, tendemos a crear imágenes y símbolos que los representen de manera unívoca.

Paradigma de LasswellLa tradición del fenómeno comunicativo (ya saben, la trasmisión de mensajes de un emisor o fuente a un receptor o público a través de un canal o medio, según el paradigma de Lasswell) también está surcada de hitos simbólicos y fechas clave, desde que, allá por el año 105 d.C, Ts’ai Lun, un consejero de la China imperial, perfeccionó la técnica del papiro dando origen a la aparición del papel. Precisamente de dos de estos personajes clave y de dos de estos vuelcos en la manera de comunicar es de lo que trata el documental “De Gutenberg a Gates”, que nos lleva de la mano en un viaje por el pasado, el presente e incluso el futuro de un planeta Tierra colonizado por las nuevas tecnologías.

Vodpod videos no longer available.

Guía para aventureros: de Gutenberg a Gates

“Al principio fue el verbo”

Génesis, primer libro del Antiguo Testamento

gutenberg imprentaIgual que Johannes Gutenberg, con la invención de la imprenta en torno a 1943, dio un vuelco a la oscura noción del mundo heredada del medievo, la tecnología está ahora transformando radicalmente nuestra cultura. El estadounidense  Bill Gates, presidente de Microsoft y activista en pro de su estrategia de márketing los derechos de los desfavorecidos, es el más importante artífice de esta nueva revolución de la comunicación, fundamentalmente porque fue pionero en vaticinar y planificar su magnitud.

Si la imprenta significó un salto de oral a escrito, el PC deja anticuados los soportes analógicos e inaugura la era digital. Para su profeta, el susodicho Gates, se trata de “una nueva forma de aprender, de entretenerse o de hacer negocios” en la que la tecnología “elimina las barreras de espacio y tiempo” en aras de una interconexión inmediata y global. El mundo, como predecía McLuhan, se ha convertido en una aldea. Lo que hace más de cuarenta años afirmaba el gran teórico de la comunicación canadiense es en definitiva lo mismo que el creador de Windows y todos sus partenaires de la generación digital suscriben hoy en día: Bill Gates“Hoy, después de más de un siglo de tecnología eléctrica, nuestro sistema nervioso central se ha extendido a escala global, aboliendo tanto el espacio como el tiempo en lo que a nuestro planeta respecta”. Como apuntábamos al principio de este post, no hay nada cómo mirar al pasado para ser los precursores del futuro.

¿Estamos ante el comienzo de una nueva revolución?

El poder de GoogleSi echamos un vistazo al panorama actual de la comunicación, podemos detectar sin dificultad una serie de cambios lo suficientemente drásticos para afirmar que, en el futuro, se hablará de nuestro tiempo como una nueva era revolucionaria en el terreno de la comunicación. Aún es pronto para decidir dónde se sitúa la fecha clave: ¿en el nacimiento de Google? ¿en el de la prensa online? ¿en el de las redes sociales? Nuestra capacidad de predicción no alcanza para tanto.

Pero si podemos anticipar algunas de las claves de este cambio de paradigma comunicativo al que hacemos referencia. Sin ánimo de exhaustividad, algunas de ellas podrían ser:

  • La prensa escrita (la más directa heredera de Gutenberg) se encuentra sumida en gravísimas dificultades de financiación, debido sobre todo a la crisis económica y al éxodo de la publicidad hacia los soportes online. Así que los gurús y magnates del sector han pensado: a grandes males, grandes remedios.
  • Sólo la Red se salva de la quema de la inversión publicitaria, e incluso sale fortalecida de la misma.
  • Medios y redes sociales: si hubiera que señalar una única tendencia en internet en 2008 ésta sería probablemente la expansión masiva de las redes sociales, en especial, de las generalistas o no especializadas, como Facebook, My Space o Tuenti. Este formato de éxito, como ya ocurrió con el boom del vídeo o el de los blogs, no ha tardado en ser incorporado por los diarios digitales más activos, ya sea proyectando su marca hacia las redes sociales ya existentes (por ejemplo con una página o un grupo en Facebook, como en el caso de El País, Marca, El Mundo, 20 Minutos o Soitu) o creando espacios de comunidad o red social dentro de la propia web del medio (como en La Comunidad de El País, Vuestro ADN o Gente Qué!).
    Soitu Twitter
  • Microblogging: el más popular de estos sistemas de publicación, Twitter, se está extendiendo rápidamente entre la prensa digital (Adn.es, Elmundo.es, Elpais.com, Lavanguardia.es…) Lo utilizan sobre todo para el envío de titulares, la retransmisión en directo de acontecimientos (sin ir más lejos, Soitu retransmitió ayer en directo las elecciones vascas y gallegas desde la home de su web mediante Twitter, como se puede ver en la imagen) o lanzar preguntas y consultar temas a los usuarios.
  • Widgets: son pequeñas piezas de software (a menudo con código libre), que muestran contenidos actualizables y permiten la inserción en webs, blogs y perfiles personales en redes sociales por parte de los usuarios. Soitu.es fue el pionero con su widget de las últimas elecciones generales. El éxito de la idea les ha llevado a desarrollar nuevas aplicaciones dedicadas a temas como la previsión del tiempo, la liga de fútbol o el estado de las estaciones de esquí. El más reciente de todos ellos es el que ayer mismo sirvió a miles de internautas para conocer el minuto a minuto de las elecciones autonómicas gallegas y vascas. Por último, siguiendo acertadamente la estela de Soitu, El País ha incorporado también recientemente widgets entre sus servicios.
  • Dispositivos móviles: aunque despacio y tímidamente, ya se han empezado a dar pasos hacia la adecuada adaptación de las webs de los diarios digitales para ser visualizadas en dispositivos móviles de todo tipo, desde el popular Iphone hasta PDA’s, PSP’s, smartphones y blackberrys. Por ejemplo, ya podemos disfrutar desde cualquier parte de las webs de El País (que tiene versiones distintas para Iphone, PDA, PSP), El Mundo o Soitu.

Parece, por lo tanto, que el futuro de la comunicación pasa irremediablemente por Internet y que el objetivo número uno de los medios en los próximos años será llevar las noticias a los lectores sin que estos tengan que ir a buscarlas (a través de los widgets, las redes sociales, el microblogging) y en cualquier lugar en que se encuentren (gracias a las versiones de su web diseñadas para dispositivos móviles). Se trara de un cambio de paradigma más en el sector, que después de haberse mudado del papel al libro (con Gutenberg) y del libro a los ordenadores (con Gates) parece preparado para pasar de los ordenadores a Internet. Sólo falta encontrar un nuevo visionario que, como el alemán y el norteamericano, haga señalar en los anales de la historia la primera década del siglo XXI como la fecha de una nueva revolución en la forma de transmitir la información.

Anuncios