Pepa FernándezUna vez más, no podemos dejar de alabar la iniciativa de Radio Nacional de España por acercar la radio a los oyentes – o, como ellos prefieren decir, escuchantes – recuperando la verdadera esencia del medio: el calor humano, las risas y aplausos en directo y la participación directa de la audiencia. Después de la fiesta con la que Asuntos Propios nos deleitó el jueves día 19 en los Teatros del Canal, le ha tocado el turno al magacín No es un día cualquiera, dirigido y presentado por Pepa Fernández, una excelente periodista premiada en 2008 con un Ondas a su trayectoria profesional. El programa, que se emite sábados y domingos de 8:00 a 13:00, se ha trasladado al ovetense teatro Campoamor para hacer gozar a los asistentes de dos veladas inolvidables en las mañanas de este fin de semana de febrero.

Pepa Fernández caricaturaComo sin duda sabrán los más radioactivos, Pepa Fernández cuenta con unos colaboradores de excepción.  A personalidades de la talla de José Mª Íñigo, Forges, Álex Grijelmo, José Antonio Marina, Rosa María Mateo y Manuel Campo Vidal, entre otros muchos, se suman al humor de Juan Carlos Ortega y Florentino Fernández “Flo” como los grandes atractivos del magacín, que recibió en 2003 su propio premio Ondas al mejor programa de radio de difusión nacional. Ahí es nada.

Entre los momentos más interesantes que se vivieron en el Campoamor se cuentan las entrevistas a Rosa Fernández, primera mujer española en coronar las Siete Cumbres, y al actor Luis Varela, que participa en el Festival de Teatro Lírico Español.

Respecto a la iniciativa de llevar la radio a los oyentes, la propia Pepa Fernández dió su impresión al diario La Nueva España a su llegada a Oviedo, como se refleja en esta entrevista que hemos recogido de la edición digital del rotativo:

Pepa Fernandez, RNEHacer el programa en el Campoamor o donde fuere, con el público cara a cara, ¿cómo le cambia el programa?

Mucho, al salir del estudio el programa cambia mucho. Por eso nos gusta tanto. En realidad es más esfuerzo, tienes que estar pendiente de más cosas, pero a cambio tienes una calidez que no da el estudio. Hacer el programa fuera es hacer la radio que se toca.

Muchas veces en Asturias, pero ¿la primera en Oviedo?

Sí, y porque se empeñaron los escuchantes del programa. En diez años no nos habían invitado jamás. Al final lo hemos tenido que pedir por favor. Nunca habíamos visto tal expectación con un viaje. Cuando por fin nos llamaron y lo anunciamos, la gente de Oviedo se volcó.

¿Crisis también en la radio?

Somos empresas periodísticas, y la crisis afecta a eso, a empresas. La información es un derecho y un deber, pero no da de comer, así que hay que estar preparados. ¿Pero cómo se prepara uno para el desastre?

¿Y cómo les afecta el cambio de modelo por la revolución digital?

Vamos a unas radios más temáticas, radios a la carta, pero no hay que olvidar que para dotar de contenidos la red hacen falta personas. Por ahora las máquinas no hacen radio, el factor humano es fundamental.

Es imposible expresarlo mejor: “el factor humano es fundamental”. Y tanto que lo es. Por eso valoramos tan positivamente la iniciativa de Radio Nacional de España de volver a “la radio que se toca”. Si algo debe ser la radio es eso, el medio más cercano, el más intimista, el más personal. Por algo es el único que nos llevamos a la cama.

Anuncios